¿Qué es pensamiento visual?

El pensamiento visual es algo más grande que solamente un pensamiento y más disperso que una visual. No solo es una herramienta creativa, es una forma de funcionar.

pensamiento visual con post its.

post its by Social Innovation Camp (flickr)

Por la corriente estética del pensamiento visual, lo identificamos como la nueva forma de transmitir conceptos por medio de dibujos a mano. Comunicarse con dibujos lo hemos hecho todos. Antes de aprender a hablar, dibujamos. Posteriormente llegamos a poder comunicarnos de forma más compleja, a través de otro tipo de lenguaje, que en realidad lo voy a definir como idioma. Esta “nueva” forma de comunicarnos es más compleja porque en el caso de la forma escrita (en oral también ocurre) usamos los mismos grafismos en diferente orden para expresarnos en diferentes idiomas. Pero, ¿qué son esos grafismos? Letras, con una visión más abstracta son dibujos codificados, aceptados y entendidos por todos. Después de esta reflexión, espero que no sigas pensando que el pensamiento visual es un lenguaje complejo realizado por partes simples. Esta forma de comunicación es un lenguaje completo y universal. Todos entendemos pequeñas representaciones “intuituivas” de conceptos y somos capaces de encontrarle sentido si están enlazadas.

La inmensa mayoría de lo que hemos visto hasta ahora de pensamiento visual es la función más básica. La de comunicarnos con alguien. Esto significa que la utopía de conseguir un idioma universal para todo el planeta no es más que rescatar un lenguaje común que ya todos sabemos. El lenguaje visual, que no el pensamiento visual. Algo que ya hacían los egipcios y que solemos llamar jeroglíficos. Esto hablando en el sentido estricto de usar dibujos, porque como utopía de idioma universal formado por letras (grafismos codificados) ya está el esperanto. Es posible encontrar personas que defienden que los emoticones (emojis) pueden ser el nuevo idioma mundial. Sin embargo, hubo un experimento reciente que salió relativamente mal. Emoj.li. Una red social donde solo te podias comunicar con emoticones. Yo la descubrí en Julio de 2014 y un año más tarde y con unos 60.000 usuarios, cerró.

Pocas veces se contempla, pero el pensamiento visual es más que hacer dibujos. El mundo del post-it es pensamiento visual. Estamos transformando conceptos en trozos de papel que vemos y movemos para enlazar con otros. Materializamos ideas y las asociamos de forma física, nuestra mente pasa del plano abstracto e imaginativo al real. Así es mucho mas sencillo y fácil “pensar”, al menos para gran parte de la población. Estas viendo y moviendo palabras para pensar y establecer conexiones.

Tener una conversación por teléfono y hacer garabatos con la otra mano tipo subrayar, cajear una idea, y similares, es una señal de este tipo de pensamiento. Usarlo de forma consciente para sacarle todo el potencial que tenemos es la finalidad de la técnica del pensamiento visual.

Lo mismo que todas las opciones de esquemas, tablas, gráficas y mapas mentales para la organización de información. Estas acciones también son pensamiento visual y estoy seguro que de adulto las has usado más a menudo que lo que comentaba al principio del lenguaje visual.

El pensamiento visual es eso, pensamiento. Acostumbrarnos a pensar con la capacidad de la vista. No solo con la mente y la parte abstracta.

La implicación de la geometría en las matemáticas para la resolución de problemas tiene gran parte de pensamiento visual. Es más, un ábaco podría encajar como una herramienta basada en el pensamiento visual.

El pensamiento visual tiene muchas vías donde aplicarse y formas de desarrollarse. Lo importante es que no tiene reglas, es una herramienta para que cada cual usemos como mejor nos venga. No limitarse y en el caso que recurras al lenguaje visual para ayudarte a pensar, no te averguences si tus dibujos no son estéticamente “bonitos”. Solo son una parte de tu pensamiento, no debes ser artísta.

Si quieres profundizar en esta última reflexión sobre las capacidades y lo que no se nos da bien, te recomiendo la hoja 38 de este cuaderno. (LEER AQUI)