English is not better

If you write about something in english, that you are not more intelligent, professional…. But you are cool, modern, trending…

Banderas, lenguajes

Banderas en Bergara by Guillén Pérez (flickr)

Si has entendido la línea que abre esta entrada no vas muy mal, bueno, realmente puedes tener un nivel entre malo y pésimo del lenguaje de Shakespeare.

Llámalo presión social, moda, globalización o inventale tu el nombre que quieras. La realidad es que hay una tendencia a utilizar términos ingleses para designar conceptos que ya existían de mucho antes, pero que con un nombre en inglés se convierte en una cosa muy rompedora y moderna. No es rollo hipster, es algo que entra en todos los estratos.

Te invito a hacer memoria conmigo y jugar un poco.

Si haces ejercicio y vas a correr de forma regular, según lo anclado que estés en el pasado dirás que haces jogging, footing o que eres runner.

Si requieres de un proceso creativo para obtener muchas ideas o conceptos con los que empezar a trabajar en poco tiempo, así como una lluvia de ideas, quizás resuene en tu cabeza la traducción brainstorming.

Tanto en Twitter como en Linkedin abundan los “CEO”, cualquiera que tenga algo parecido a una marca comercial tarda poco en añadir estas 3 letras a su biografía, quizás porque le suene a prepotente ser presidente o director general de dicha empresa. Nota, un CEO no tiene que ser fundador 😉

Allá por el siglo XV y XVI hubo una moda radical, lo llamaron autoretrato. Lo más famosos de la época entre encargo y encargo se dibujaban ellos mismos. Con el avance de la tecnología y la aparición de las cámaras fotográficas, pasaron a las autofotos. Ahora no se ha avanzado más en la técnica así que se ha decidido actualizar el nombre. Selfie.

En resumen, pocas personas somos capaces de admitir que tenemos un nivel entre malo y muy malo de inglés, yo pienso que es porque somos unos irresponsables pensando que podemos quedar mal siendo sinceros cuando es mucho mejor quedar como unos mentirosos intentando ser algo que no somos. Cada persona tiene un don y una serie de habilidades, es la diferenciación y en lo que se basa la evolución. Unas personas son mejores para una serie de cosas. Hay gente muy buena teniendo una increíble capacidad de abstracción y de desarrollo de pensamiento lógico. Pero a esa persona no se te ocurre pedirle que te haga una canción que sea el siguiente éxito en listas de ventas.

De igual forma que a un economista no le pides que te defienda en un juicio. ¿Por qué? Porque cada persona se ha desarrollado y especializado en una serie de tareas concretas.

Una persona por no saber inglés no deja de ser buena en las destrezas que ha desarrollado a excepción de que sea políglota.

El inglés, el chino, el alemán, incluso el portugués, son idiomas que en algún momento se han ido posicionando como “indispensables” o de moda. Todo por ser capaz de saciar esa especie de necesidad de poder comunicarnos con otras personas en diferentes partes del mundo.

Vivimos en un mundo globalizado donde hoy puedes hablar con personas que estén en las antípodas, además la tecnología permite que se pueda hacer en tiempo real. Los amigos por correspondencia han pasado a mejor vida. Es el gran avance, pero ¡oohh! La tecnología también se ha desarrollado la capacidad de entendernos, traducir textos y audios en varios idiomas ya es posible. [ver ejemplo] Pero el avance es aún más loco y extraordinario. Se dice que en el 2014 – 2015 tenemos más tecnología en la palma de la mano (un smartphone) que toda la que había en el Apolo 11 para poder llevar al hombre a la Luna en 1969.

Como decía al principio de esta entrada, el inglés no te hace mejor, ni más inteligente, ni mejor profesional. De hecho, puede ser hasta negativo o muy negativo. Hablar Inglés como segundo idioma y tener un tercer o cuarto idioma no denota más que una incapacidad clara de delegar responsabilidades y una falta de confianza en lo que te rodea. Hoy todos podemos comunicarnos con quién queramos en el idioma que escojamos simplemente delegando la responsabilidad de la comunicación en esos aparatitos que nos acompañan a todos sitios. Aquí es donde entra en juego toda esa persona que tienen la habilidad de ser políglotas. Esas personas son las que tienen la responsabilidad de hacer que todo funcione en las comunicaciones multilenguaje y el resto de personas confiemos en ellas igual que ellas lo hacen en el resto para cubrir sus necesidades del día a día.