Portada » Creatividad y los estereotipos

Creatividad y los estereotipos

La creatividad y los estereotipos son dos conceptos antagónicos que se tocan en el extremo.

Creatividad y los estereotipos de género y edad.

Y ya está by Olga Berrios (flickr)

Los estereotipos son atajos mentales cargados de prejuicios, suposiciones y generalizaciones. Son una herramienta que usamos tanto de forma consciente como inconsciente para etiquetar a personas y a grupos de personas que entendemos pueden compartir algún tipo de característica. Una construcción social para clasificar.

De la misma forma los estereotipos pueden resultar positivos y muy interesantes. Aunque pocas veces tienen este matiz. Lo normal es que sean siempre de forma despectiva y con aspectos negativos.

Muchos de los estereotipos más usados por todos, se construyen en base a hechos irreales, ideas falsas o directamente mitos y leyendas urbanas. Son percepciones que por presión social, todos tenemos construidas entorno a ese concepto. No es culpa nuestra, nuestro cerebro sirmpre busca la forma de trabajar lo menos posible. Y un estereotipo es una forma de no trabajar. Es clasificar un todo por una parte. Algunos de los estereotipos más comunes son:

  •  El color rosa y las muñecas son para chicas y el color azul y balones de futbol para chicos.
  •  Un hombre homosexual debe tener pluma, y en ese caso se le presupone un rol pasivo en la realción.
  •  Una persona musulmana que lleve un atuendo clásico de su religión, se asocia a fundamentalista radical.
  •  Una persona con inclinación politica de derechas es religiosa practicante (cristiana) mientras que si la inclinación política es de izquierdas es atea. (no profesa ninguna religión)
  •  Las rubias son tontas.

Estos son solo ejemplos y en ningún caso se deben tomar al pie de la letra. Como ya he comentado, no tienen ningún tipo de fundamento racional. En algún caso se podrá cumplir y en otros casos no se cumplirá.

Sin embargo, apoyados en la creatividad, los estereotipos bien entendidos pueden resultar una gran herramienta para trabajar ciertos conceptos.

Uno de estos usos puede ser para temas de seguridad. Como ya comentaba en la hoja 32 sobre creatividad (leer): Lo habitual es que para proteger algo o pasar desapercibido al final se haga justamente lo contrario. Muy poca gente piensa en: “Si quieres esconder algo ponlo a la vista de todos.” Esto sirve como estereotipo. Si consigues diseñar un estereotipo “normal” (para un determinado contexto) puedes centrarte en “vigilar” lo que se salga de “la normalidad”.

Pero tiene otros usos positivos los estereotipos. El caso más habitual es en el campo del marketing y la empresa. Cuando se hacen acciones de segmentación de clientes y prototipado del mismo, por ejemplo en temas de “costumer development” (desarrollo de cliente) se trabaja con estereotipos. Aquí lo ideal es trabajarlo en base a tener datos sobre costumbres y acciones reales. Por ejemplo, si hablamos de “hombres calvos” dentro del estereotipo hay que enfocar que existen varias realidades. Hay hombres que tienen alopecia y la asumen. Otros, sufren alopecia e intentan ocultarla, que son los que buscan ingertos capilares. También los hay que pueden estar a medio camino y deciden afetiarse la cabeza, y otro grupo más reducido, que simplemente se afeitan la cabeza por que aun teniendo pelo, les gusta una estética determinada.

La creatividad puede aportar este enfoque de los estereotipos de forma positiva. Puede jugar un papel importante en esta función. Ayuda a encontrar rasgos comunes y rasgos diferenciadores que tratados de la forma oportuna, pueden identificar a un grupo de personas hetereogénas pero con una serie de características coincidentes. Un hecho que los puede hacer de interés para un determinado caso. Aunque este tema se basa en la observación, la creatividad es la herramienta que indica hacia que dirección mirar.