Propuesta para evitar accidentes de coche

Evitar accidentes en coches automáticos puede ser más sencillo de lo que parece.

evitar accidentes

By valtercirillo (pixabay)

Lo vemos muchas veces en televisión, a parte de los accidentes de tráfico habituales, cada x tiempo surge alguna noticia de un accidente inexplicable de un coche que sin saber por qué se ha descontrolado provocando gran cantidad de daños y empotrado en alguna pared. Todos estos accidentes suelen tener un factor común, el tipo de vehículo. Coches automáticos, siendo exactos, coches con cambio automático. No confundir con los coches autónomos. Automáticos son esos vehículos que no tienen caja de cambios o bueno mejor dicho tiene una palanca de cambios pero tú no tienes que gestionar el cambio de marcha, simplemente acelerar o frenar. Los autónomos son los que funcionan sin conductor.

No he podido encontrar un dato fiable y contrastable de cuantos accidentes de todos los que se contabilizan, corresponden a este tipo de vehículos con caja de cambios automática. Buceando en hemerotecas y revisando las noticias relacionadas con este tema se descubre que la mayoría de los casos el desencadenante principal de los incidentes son por un error humano.

Hay dos causas principales de error humano: Una, se equivocaron al colocar la posición de marcha adelante o marcha atrás. Dos, pisaron el acelerador cuando querían pisar el freno.

Pienso que estos incidentes se pueden solucionar haciendo pequeñas modificaciones para evitar el error en los dos casos antes mencionados. Estas propuestas se basan en la observación, sacar unas conclusiones y sobre eso construir gracias a la creatividad o el pensamiento lateral una solución simple y efectiva.

Comencemos por la parte de observación. aunque la gente que conduce tiene automatizados la mayoría de los movimientos manuales o de pies que hay que realizar, en realidad el proceso en sí de conducción es un proceso complejo. En sí mismo es un proceso poka-yoke. La caja de cambios manual con la correspondiente palanca es uno de los sistemas para evitar errores. Muchos recordaréis o sabréis que antes la marcha atrás era la misma posición que primera pero tirando un poco hacia arriba de una especie de collar que tenia la palanca. Otros modelos de coches la tenían debajo de la primera, algo peligroso. Actualmente, en prácticamente la mayoría de vehículos tiene la marcha atrás en el sitio puesto a la primera o sea debajo de quinta en el caso que haya 5 marchas.

Mi propuesta de solución para este caso es hacer algún sistema similar para los coches automáticos. Con la tecnología actual, se puede hacer que en el coche automático, la posición de marcha y la posición de retroceso se tenga que activar por un botón distinto para cada sentido de la marcha. Para que no quede extraño o incómodo, como propuesta se puede colocar un botón a cada lado del salpicadero y cuadro de mandos o en los laterales de la zona de la palanca de cambio. Incluso según el propio diseño de la misma, se pueden colocar los dos botones en la propia palanca, un por delante y otro por detrás. La idea principal es que ambos botones ayuden a evitar confusiones sobre la activación del sentido de la marcha que se marca en el vehículo.

Para la problemática de los pedales de acelerar y frenar ocurre un caso similar, son operaciones contrarias que están muy próximas. En los coches habituales, los manuales, este error también se comete pero en menor medida. Al tener tres pedales y solo dos pies, si el izquierdo se usa solo para el embrague queda el pie derecho para usar el pedal del freno y el acelerador. Un solo pie para las dos funciones contrarias, lo que hace que se evite confusiones. Por su parte, los coches automáticos solo tienen dos pedales: Acelerar y frenar, uno para cada pie. Esto provoca que se de una situación crítica si la persona que está al volante se asusta. Aumenten las probabilidades de que por la tensión intente pisar los dos pedales a la vez. Produciéndose el error de pisar el pedal que no corresponde. Mi propuesta para este problema es crear un único pedal. Un pedal que tenga un funcionamiento similar a un balancín. Esto significa que partiendo de una posición neutra, si el conductor o conductora empuja el pedal por ejemplo con la punta del pie o lo empuja hacia delante la acción a realizar sea acelerar. De igual forma, si ese mismo pedal es empujado por la parte de abajo o con el talón del pie lo que está queriendo hacer es frenar.

Como veis, las propuestas son relativamente simples y con la tecnología actual se pueden realizar fácilmente. Parte de la solución a este tipo de problemas pasa por cuestionarse por qué debemos ir haciendo las cosas igual que se han hecho hasta ahora. Entiendo que un coche es un coche pero si profundizamos un poco más en el concepto de automático o manual descubriremos que por su forma de manejarse son completamente diferentes. Entonces ¿por qué no realizar un sistema de mando y control diferente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *