Precauciones para viajar en el tiempo

Nunca se sabe cuando vamos a poder viajar en el tiempo, pero siempre es conveniente hacerlo tomando ciertas medidas de seguridad.

Imagen futurista de un pasillo iluminado

Future.world by Dragan (flickr)

Aquí no hay más que otro ejercicio para desarrollar la capacidad creativa. Para mi es uno de los juegos, actividades, propuestas, prácticas más divertidas. Desarrollar cosas de forma creativa pero sin salirse de lo realista.

Juega conmigo, quiero hacer una serie de hitos o checklist para cuando vaya a viajar en el tiempo, hacerlo de forma segura. Y cada punto tiene que estar justificado.

Comenzamos:

  • Siempre es más seguro viajar al pasado que al futuro. Por un tema muy simple, el pasado siempre existe, quizás el futuro nos depare un gran cataclismo o vete a saber qué y no haya planeta Tierra.
  • Realizar el viaje en lugares donde sepamos o previsibemente nunca vaya o haya habido obstáculos. Esto es algo que en pocas películas o historias de viajes en el tiempo se tiene en cuenta. Si te teletransportas en el tiempo, el espacio físico de llegada tiene que estar libre. Imagina que lo haces a un lugar donde en ese tiempo hay un obstáculo. Muerte instantánea.
  • Llevar especial cuidado con el turismo histórico. Si nos teletransportamos físicamente en el tiempo, es importante recordar que somos una persona normal viviendo ese tiempo. Adaptarnos a sus condicionantes y sus limitaciones. Actuar en consecuencia. Esto es tener precaución de no aparecer en fotos públicas y llevar el atuendo adecuado para la época, así como recrear las costumbres propias de ese momento, aunque no las compartamos ni nos gusten. Si viajamos a la edad media es obligatorio tener nociones de montar a caballo.
  • La historia no es siempre como nos la contaron. Cuando viajemos al pasado, por mucho que sepamos lo que ha ocurrido, no sabemos exactamente todo lo ocurrido, solo lo que ha ido transcendiendo. (salvo que viajemos a momentos de nuestra propia vida) Por lo que no intentes ser adivino o predecir su futuro, habrá cosas que no serán como las conocemos en el tiempo presente.
  • Por seguridad para todo el mundo, está totalmente prohibido viajar en el tiempo a lo largo de tu propia vida. Incluyendo la de tus padres e hijos. Para prevenir cualquier tipo de paradoja temporal o efectos extraños si llegaras a coincidir con alguna de esas personas.
  • El futuro está escrito, no intentes cambiarlo. Esto es una tentación que creo todo el mundo tendría, pero si aceptamos los viajes en el tiempo, es porque también aceptamos que el futuro está escrito. Por eso mismo podemos viajar hacia adelante en el tiempo y hacia atrás (mismo formato en dirección opuesta)
  • Viajar al pasado tiene el riesgo de quedar atrapado en él. Esto es muy simple, la tecnología o maquinaria para viajar en el tiempo, solo está disponible desde el momento en el que se descubre o se inventa. Por lo tanto, si viajas al pasado y ocurre algún problema o se daña la máquina, no hay piezas de repuesto para volver al presente. Y es muy complicado que tengas los conocimientos técnicos para poder “fabricar” o “rehacer” lo que necesites remplazar.
  • Borrado selectivo de memoria. Como medida de seguridad, la máquina o tecnología para viajar en el tiempo debe de llevar de serie un sistema o mecanismo que al regresar al tiempo presente de donde se inicia un viaje, borre la memoria de la persona que viaje durante esa aventura. Que solo se pueda disfrutar del viaje, pero no recordarlo después.
  • La máquina o tecnología del viaje en el tiempo debe hacer viajes temporales de ida y vuelta cerrados. En línea con lo anterior, no se pueden dar más de 1 salto temporal. O del pasado al presente y viceversa, o del presente al futuro y de vuelta al presente. Si se puede saltar de forma libre, habría un gran problema de tráfico de personas y de usos indebidos de los viajes en el tiempo.
  • El viaje en el tiempo es una forma más viajar, por muy tecnológico que sea nuestro tiempo actual, si viajamos al pasado seguimos siendo una persona humana normal. Léase, eres igual de mortal que ahora, puedes sufrir daños, no tienes súper poderes, ni eres invisible y tu presencia no pasará desapercibida para donde estés. Si viajamos a 1945 a ver el hongo nuclear de Hiroshima, hay que recordar que también nos exponemos a la radiación.

Creo que este decálogo como ejercicio está bastante bien, seguro que tú tienes más ideas y mejores. Ese es el objetivo, poner a trabajar la imaginación, disfrutar del rato que estamos ocupados, Así hemos trabajado la creatividad y el pensamiento abstracto aplicado a cosas concretas.

Nos veremos.