Portada » la utopía distópica de la tecnología

la utopía distópica de la tecnología

 Nos aproximamos a la utopía distópica de la tecnología

La creatividad, la innovación y la tecnología siempre las he defendido como herramientras. Su poder positivo o negativo dependen de las intencciones de la persona que las usa. Este punto siempre ha generado un debate sobre las personas. Por un lado, la posición donde se ve el avance de la tecnología como un futuro peligroso y negativo. En oposición, las personas que ven el futuro ideal y feliz gracias a la tecnología.

En gran parte, como sociedad tenemos en nuestra mano que el futuro sea utópico o distópico. Positivo o negativo. Incluso me atrevo con más, necesitamos que existan los dos. Solo de esa forma se puede avanzar. Si solo evoluciona uno de los dos campos significa que estamos entrando en el pensamiento único y eso afectaría negativamente a la creatividad. Además de a otros muchos campos como la libertad.

El título de esta hoja no es algo arbitrario. La utopia distópica de la tecnología es porque estoy detectando cierto relajamiento y acomodamiento por parte de usuarios con la tecnología. Estamos confiando demasiado en ella sin pensar en posibles consecuencias. Por ello he querido hacer un experimento creativo. Ponerme como ejercicio, probar si con las herramientas disponibles hoy en día, se puede engañar a otras herramientas.

Captura del perfil usado en el experimento creativo con información anonimanizada.

El resultado es algo que me ha dado bastante miedo. Tristemente he comprobado que se puede lograr con relativa facilidad. He conseguido superar este reto detectando vulnerabilidades de seguridad muy obvias y que al parecer nadie a tenido en cuenta. Para hacer un experimento blanco y que no implicara ningún peligro, me ha dado por poner a prueba la supuesta seguridad de una de las app de citas que se jacta de ser de las más seguras (o la más segura) en cuanto a perfiles de mujeres y para mujeres. Por seguridad no diré el nombre de la app, pero sospecho que os será sencillo reconocerla e intuir cual es.

He conseguido crear un perfil verificado de mujer y estar activo aproximadamente un par de meses. (Hasta que me he aburrido) Todo ello siendo hombre y sin suplantar la identidad de nadie real ni usar técnicas complejas. Todo con algo de creatividad y tecnología gratuita y accesible desde cualquier tienda de apps para descargar. Así es la utopía distópica de la tecnología.

¿Cómo lo he hecho? De la forma más simple del mundo. Recurriendo al pensamiento creativo para valerme de la propia tecnología y sus defectos. En ningún momento hablo de haber hackeado ni haber usado conocimientos de programación o ingeniería inversa. Solo creatividad y acciones básicas que puede realizar cualquier persona. Digo más, que ya las habéis usado pero con otros fines.

Para las fotos de perfil he evitado recurrir a lo fácil de poner fotos de pasiajes, fotos de partes del cuerpo, fotos de muy lejos o reutilizar fotos de Internet. Soy creativo y necesitaba algo más, además de que con esto no verificaban el perfil en dicha app de citas. Este tipo de imágenes ya generan dudas de que puedan ocultar hombres. Por lo tanto, conseguí hacerme fotos de mujer con una de las muchas app que existen para hacer cambios de género.

Me hecho una serie de fotos a mi mismo y las he pasado por esta herramienta. Esta herramienta obviamente sirve para selfies, que al fin de cuentras es la única medida de seguridad que tienen para validar la verificación. Hacer zings (info externa sobre zings)Un selfie donde se vea que eres mujer. Porque las otras medidas son vincular cuentas de redes sociales, correos electrónicos o números de telefóno. Un perfil verificado resultó muy sencillo. Y de tan sencillo, que me dio miedo la terrible falsa seguridad que esto podría generar en otras personas. Recordemos que he verificado un perfil de mujer en una aplicación de citas para mujeres siendo hombre. Al menos a mi me parece una problemática de una dimensión bastante amplia. Tanto que me ha inspirado a escribir esta hoja sobre tecnología y la  utopia de concepción distópica que no estamos viendo.

Después de lograr verificar un perfil probé el siguiente paso, interactuar con personas. Aquí el tema por ejemplo de conversación por audios, fue algo más complejo pero no imposible. Se puede resolver con apps similares que permiten modificar tu voz para cambiar de género. En el transcurso de las conversaciones, muchas llegaban al punto de pedir otras redes sociales para hablar más cómodamente. (Instagram, whatsapp, telegram) Algo que si hubiera querido también podría tener orquestado para mantener el engaño de ser mujer. En este caso, como ya se salía del experimento, simplemente hacía goshting y desaparecía.

Algo que intuia antes de empezar, es que la parte dificil de conseguir sería la interación humana. La parte personal ha sido para mi, quizás lo más complicado de poder hacer. Los hobbys y los temas de conversación ha sido el punto débil de este experimento.

De esta parte no voy a dar más información de forma pública especialemente para evitar que personas con planteamientos poco sanos aprovechen las vulnearbilidades que he detectado y estoy comentando. Ya que en mi periplo como mujer en esta app, si que he vivido la insistencia de algún que otro tipo algo “baboso” o insistente con lo sexual. En este caso desde perfiles muy básicos y burdos donde era muy muy sencillo poder detectar que era un hombre haciendose pasar por mujer para contactar/ligar con otras mujeres. Y aquí os pido que no entréis a juzgar los motivos que pueden llevar a este tipo de perfiles a realizar esto, porque desde lo más turbio que podéis pensar hasta una persona queer es un abanico muy amplio. Casualidad o no, puedo decir que he encontrado ambos polos.

Respecto al tema que me importa. He probado algo que llevo comentando un tiempo. La tecnología avanza a una velocidad que no da tiempo que madure y deja ciertas lagunas. Sumado a que las personas no somos capaces de llegar a controlarlas al 100% más qué por esta dinámica de relajación y dependencia, olvidamos el pensamiento crítico y cuestionarlas. Nos dirigimos a una sociedad muy rara y para mi, peligrosa. Pero esto es solo un pensamiento personal.

En el experimento ha quedado demostrado que con algo de creatividad en el uso de la tecnología, se pueden detectar vulnerabilidades y comprometer la seguridad de muchas herramientas tecnológicas que por tecnológicas, se asocian con mayor seguridad.

Recaigo nuevamente en la paradoja del cuchillo. ¿Arma o herramienta? Pues dependerá de si lo porta un asesino en serie o un cocinero. En este caso, he buscado una acción muy inocente y blanca. Una app de citas donde me dedicaba a hacer ghosting de forma masiva. Mi objetivo solo era, superar las barreras de seguridad en cuanto a verificación de perfiles y usuarios. El mayor perjuicio que he podio provocar es que alguna mujer se haya visto defraudada por otra mujer que acaba de conocer y que había un posible feeling y desapareció de repente. Pero no quiero pensar en lo que puede ocurrir si alguien con intenciones más oscuras planteara algo parecido con otro tipo de herramientas más comprometidas. Este tipo de medidas de seguridad para verificar identidades, no dista mucho de las que usan apps bancarias o con/de transaciones económicas. Por decir un ejemplo.

Ya hablé en la hoja 102 de los nodata (leer), y después de este experimento creativo, creo que deberiamos plantearnos más como sociedad el dilema que supone entregarnos a la tecnología e innovación sin criterio ni responsabilidad. Una vida más cómoda no debería comprometer otras facetas de la vida.

Recientemente está la polémica sobre si influencers y marcas de belleza, deberían usar filtros para sus contenidos o indicar de forma clara que los usan. Todo esto porque anunciar un cosmético y aplicar un efecto que mejore la imagen digitalmente es publicidad engañosa. En cambio no existe preocupación alguna sobre polémicas como ciertas aplicaciones pueden alterar la realidad hasta niveles insospechados. Ni tampoco cómo se aprovecha apps de entretenimiento para que empresas consigan y almacenen miles de datos biométricos cuando el futuro se encamina a que ese tipo de datos forme parte de la seguridad y/o procesos de verificación.

Como indica el titulo de esta hoja, estamos andando hacia la utopía distópica de la tecnología. La cibreseguridad del bigdata y el uso abusivo e irracional de la tecnología necesita ser revisado.