Innovación es escuchar

La innovación no consiste solo en crear y desarrollar, a veces basta con escuchar.

Fallo de diseño en jardines. Los usuarios han creado su propio camino. Innovación

Detecta las señales by Anes Ortigosa

Para que una empresa grande o pequeña funcione hacia adelante es indispensable que tenga una parte de innovación. ¿Qué es innovación exactamente? Esta pregunta es la que aporta todo. Si somos capaces de entender la innovación como algo más que se hace en macroempresas multinacionales tenemos mucho terreno ganado. Digamos que tenemos que llegar a entender la innovación simplemente como las ganas de tener una dinámica de mejora continua. Ya sea optimizando procesos, desarrollando productos con menores costes o estar siempre con el afán de autosuperación.

Un gran ejercicio de innovación para una empresa o entidad, independientemente del tamaño que tenga, es conseguir que todos los empleados entiendan su trabajo desde el punto de vista de otros compañeros. Esto genera entre otras cosas, visión de conjunto, cohesión de grupo y rebaja tensiones entre departamentos.

¿Cómo hacer esto? Con la técnica de “Focus Group” aplicada interiormente. En el mundo del marketing se usan “focus group” para conocer opiniones de productos o campañas antes de lanzarse al gran público. Para extrapolar y hacer predicciones. Pues esto con algo de creatividad, puede ser muy útil para hacerlo en una empresa a nivel interno. Juntar personas de diferentes departamentos y que trabajen o valoren una determinada acción ajena a ellos. En realidad lo que estamos haciendo es que otra persona vea el bosque en lugar de el árbol.

Suena a tópico, pero muchas veces debemos aprender a escuchar. Escuchar no en el sentido literal del término, sino en un sentido más amplio, detectar todas las señales que nos pueden llegar. Hay mucha gente que es buena en algo por naturaleza o sino, por algún motivo concreto, quiere aportar su visión para resolver un problema o mejorar algo que ya es bueno. En estos casos, al menos hay que escuchar la propuesta. Eso no ha hecho daño a nadie.

En esta línea, por ejemplo podemos hablar de conseguir una innovación tremenda en el mundo de la formación simplemente escuchando a los alumnos. Cierto que muchas entidades privadas y algunas públicas cada “x” tiempo, o al finalizar una determinada formación pasan una encuesta de satisfacción o de calidad. Y esto es importante y muy positivo, pero las veces que he sido alumno y me ha tocado rellenar estas encuestas considero que no están enfocadas en la dirección correcta. Y en el caso de que si lo están, no sé hasta que punto el análisis de resultados llega a la persona que tiene que llegar, al docente.

La simplicidad es nuestra amiga y si eres una persona que cree en mejorar día a día, hay que aprovechar todas las opciones de recibir feedback para utilizarlo.

Imagina al final de cada sesión un mini cuestionario con preguntas como..

    • ¿te ha sido útil la sesión de hoy?
    • ¿te has aburrido?

Si acudes a alguna sesión mía sobre creatividad, verás estas preguntas y alguna más. ¿Para que son? Para mejorar, no solo es para quedar bien delante de los alumnos de ese momento. Posteriormente hay un trabajo de análisis y auto-crítica. Con estos dos datos, los comparo, los mezclo y sacó información útil y relevante para las siguientes sesiones. Esto es innovar, y no soy una gran multinacional, solo soy una persona con ganas de mejorar e innovar.