Globalización y estrategias

¿Si vivimos en un mundo global, por qué las empresas no hacen estrategias globales?

Globalización, secret party, estrategias.

Secret Party by Phil Mike Jones (Flickr)

Quizás esta pregunta también ha surgido alguna vez en tu mente. Estamos viendo como el mundo se globaliza. Las distancias se hacen cortas, las barreras culturales se armonizan, los lenguajes se complementan y los productos llegan a cualquier lugar.

Aunque soy joven, recuerdo que cuando yo era niño. La globalización era una idea solo alcanzable por muy pocas empresas. Una de ellas por no decir la única, era Coca-cola, que se decía que podías encontrarla en cualquier lugar del mundo.

Hoy todo esto ha cambiado. No solo por Internet que te permite comprar cosas de cualquier lugar del mundo y hacer que aparezca en tu casa en menos de un mes. Disfrutamos de servicios globales en cualquier lugar del mundo. Una pequeña empresa de España (pyme) puede convertirse en un gigante en ventas en Australia.

La competencia ya no es el local de al lado, ni la otra calle, ni siquiera otra provinicia. Es cualquier lugar del mundo.

Hacer una estrategia para luchar contra la competencia nunca generará una relación de las llamadas win-to-win. Propongo pensar en positivo. La globalización es un mercado muy grande que a la fuerza es un océano rojo. No se puede controlar y pueden surgir competidores por cualquier sitio y momento.

Mi propuesta para ganar en la globalización es trabajar y potenciar las alianzas. Explorar otros mercados y otra forma de descubrir clientes. ¿Por qué solemos tener la sensación de que los clientes son solo nuestros? ¿Compartirias tus clientes con otra empresa de otro sector?

Esta es la clave. Los clientes son clientes en muchos sectores a la vez, hay que empezar a enfocarse en esta visión. Algo similar a lo que persigue Amazon. “Ser el lugar donde se pueda comprar cualquier cosa online.” No es literal pero más o menos es la filosofia de Jeff Bezos en la compañía.

Actualizando la entrada a agosto de 2018 puedo decir que creo que empiezan a surgir estas convergencias entre sectores. Compañias eléctricas que se alian con petroleras. Empresas hoteleras que buscan socios de camino en las empresas de ocio y cultura. Teleoperadoras que comparten intereses con aseguradoras. Incluso cadena de hipermercados que se alia con todos los anteriores para ofrecer descuentos comunes si compras las marcas/servicios de las empresas asociadas.

Como tantas cosas que parecen un nuevo invento del progreso, en realidad es un resurgir o actualización de conceptos pasados. Hace años, cuando la gente conocía a sus vecinos de rellano y de escalera, el pequeño comercio de barrio se hermanaba en las asociaciones de comerciantes para buscar la mejora colectiva. Cada cual tenía un negocio y ejercian de “influencers” de sus compañeros de calle. Ahora ocurre lo mismo pero con una escala mucho mayor. No se necesita ser una gran empresa ni facturar millones para encontrar la oportunidad de asociarte con otra entidad y recorrer un camino juntos. Un pequeño ecommerce de material de deporte y aventura puede ser el compañero ideal de un alojamiento rural, una cerveza artesana u otro pequeño ecommerce de productos de cosmética.

La globalización ha hecho que el mundo sea más pequeño, pero a su vez, cada barrio se ha hecho infinitamente más grande. ¡Explora tu ciudad!