Portada » Creatividad paliativa y creatividad preventiva

Creatividad paliativa y creatividad preventiva

Todo es creatividad pero no toda la creatividad es igual.

Escalera diseño. creatividad paliativa y creatividad preventiva

Le magasin Olivetti de Carlo Scarpa (Venise) by Jean-Pierre Dalbéra (flickr)

Existen muchas opciones para clasificar y categorizar un proceso creativo. Bajo mi punto de vista, hay dos opciones para trabajar la creatividad. Yo las identifico como creatividad paliativa y creatividad preventiva.

Enseguida vais a comprender la diferencia de cada opción. Porque una misma idea, según el contexto que la envuelva, puede estar en una categoría u otra.

La paliativa, es por desgracía la más usada. Al menos en el ámbito de la gestión y creatividad aplicada. Como bien indica el apellido, ser paliativa es para solucionar problemas después de que hayan aparecido. Suavizar las consecuencias o reducir impactos. Comunmente se puede hablar de ser las ideas locas y desesperadas para apagar fuegos. Una vez surgido el problema e intentado resolverlo con opciones más clásicas o tradicionales, se recurre a esto. Todas las opciones han fallado y es cuando se recurre al cajón de las ideas diferentes. Creatividad paliativa. Mi impresión es que se aceptan por ser el último recurso o por ser ya un plan ZZ. Existe una falta de fe en lo que implica la creatividad y la gestión de foma diferente, pero ante la falta de esperanza, se acepta como buena porque ya han fallado todas las opciones anteriores. Según lo que he visto, en estos casos no hay un protocolo o mandato claro de qué se debe realizar. Se comienzan a usar herramientas que se ha visto o escuchado que pueden funcionar. Falta esa destreza en su manejo y comprensión en su funcionamiento o proceso metodológico. La creatividad tiene muchos cauces y no es una herramienta en sí. Por lo que es probable que se termine llegando a una propuesta que cumpla las expectativas.

La creatividad preventiva es aquella que funciona bajo la previsión y la planificación. A nivel de gestión, es la que implica haberse cuestionado distintos escenarios y tener protocolos estandarizados para aplicar y resolver en caso de necesitarse. La creatividad es más o menos igual en ambos casos. Incluso se puede dar que salga la misma propuesta ante una misma problemática. Sin embargo, en el caso del uso preventivo, además del ahorro de costes, dolores de cabeza y problemas, por mi experiencia, tiene un rendimiento más alto.

Yo diría, que está interiorizada en las personas. Y en caso de empresas, en la filosofía de la empresa.

Se trabaja sin presión y realizando supuestos. Existe la posibilidad de realizar ensayos y simulaciones para optimizar las soluciones o propuestas. Además, aporta una visión global y abierta. Algo que de forma indirecta, puede ayudar a mejorar otros puntos de gestión o de procesos.

Me gustaría dejar claro, que cuando hablo de creatividad paliativa y creatividad preventiva, no lo hago reducido a un plano disruptivo. La creatividad preventiva puede ser algo tan simple como un poka-yoke. Que es la técnica japonesa de mejora de calidad, que consiste en realizar acciones o diseños de procesos que eviten el error humano. Un ejemplo de esto es el pitido o indicador luminoso que puede tener un escaner al leer un código. Si no pita no se ha registrado correctamente. Una idea así, podría formar parte de la creatividad preventiva.

¿Es mejor una que otra? No, definitivamente no. La creatividad paliativa y creatividad preventiva tienen cada una su estado y su función.

Funcionan en momentos diferentes. Creatividad paliativa y creatividad preventiva, son como el ying y el yang. Es cierto que la creatividad preventiva ayuda a reducir los momentos de la creatividad paliativa. Pero esta última no puede (ni debe) desaparecer. La creatividad preventiva se ocupa de trabajar sobre los condicionantes internos y que de una forma u otra, dependen directamente de nosotros. Se pueden controlar (y preveer). Mientras que la creatividad paliativa, es la herramienta idonea para los condicionantes externos que no controlamos ni dependen de nosotros. La conjugación de ambas es lo que a mi punto de ver, puede marcar la eficiencia en la resolución de un incidente o no. También añadir que si se trabaja la creatividad preventiva, es más probable que cuando se necesite la creatividad paliativa, funcione mejor y con mayores resultados.