Tráfico actualizado con BigData

Estamos viendo como los vehículos se llenan de tecnología y se hacen “conectables”, pero la mejora de la circulación y la seguridad del tráfico no solo necesita de los vehículos. Las carreteras también pueden actualizarse y aportar su granito de arena a la innovación del transporte por carretera.

bigData en información del tráfico

Captura del Mapa del tráfico de la DGT, www.dgt.es

Ya hemos visto una parte, conocer las condiciones meteorológicas de las carreteras, información casi instantánea del tráfico, podemos ver hasta imagen en tiempo real de la circulación. Ahora hay controles de velocidad con cámaras lectoras de matricula que son capaces de identificar cada vehículo individualmente y dispositivos láser que tienen mayor precisión y más capacidad de procesado de datos.

¿Empiezas a ver la conexión? En este caso, ¿la falta de conexión? La innovación es precisamente eso. El momento en el que vehículo y carretera intercambien información.

Si en lugar de poner las cámaras para leer las matrículas por la parte trasera, se pusieran por la parte delantera del vehículo, al ir en el sentido de la marcha, los paneles informativos (donde se suelen instalar) podrían mostrar información personalizada a vehículos (antiguos). Si hablamos de vehículos más modernos, sería indispensable el que se conecte coche y carretera y dar información directamente al conductor.¿Realidad aumentada? ¿Visores de conducción tipo Google Glass? Otra opción es que solo estén activos cuando se aproximen vehículos. (Ahorro energético) Con los dispositivos móviles se ha popularizado los navegadores a bordo (de móvil o tablet) que en cierto modo ayuda a viajar y hacer rutas. Pero yo hablo de algo mucho más amplio. Los coches tienen mucha tecnología en su interior, desde el propio proceso de fabricación, materiales nuevos a las prestaciones que todos vemos. Todos los sensores y datos que gestiona la centralita de los coches. Eso es BigData desaprovechado (ver aquí entrada de BigData), esos datos combinados con los que tienen las propias carreteras e infraestructuras son el gran paso que estamos esperando para una nueva forma de transporte.

Hay vehículos que ya son capaces de reconocer al conductor que se sube y establecer diferentes perfiles de usuarios con configuraciones concretas para cada perfil que almacena en la memoria interna. Al margen de los gustos y configuraciones personales, el BigData puede hacer las carreteras mucho más seguras, por ejemplo en función del destino de cada vehículo, asignar el carril más óptimo para cada coche, crear rutas alternativas con anticipación cuando surja una incidencia en la ruta establecida. Evitar que se creen atascos al combinarse los datos de los diferentes vehículos y carreteras. Evitar que haya excesos de velocidad, adaptar la criculación a las condiciones en tiempo real y anticaparse. Llevando todo esto un poco más allá, conseguir el ansiado 0 muertes en las carreteras.

Consiguiendo que todo el parque móvil tuviera estas opciones, se podría incluso evitar el efecto acordeón en semáforos. Que el coche de turno se anticipara al cambio a ambar y redujera su velocidad previamente para que ningún coche se saltara un semáforo. O el caso contrario, en el momento en el que se pone en verde, todos los coches iniciaran la marcha de forma simultánea y no se creara carencia en el arranque que es lo que genera el efecto acordeón. En el caso de viaje en carretera, podrían ser mucho más eficiente conectándose entre ellos los vehículos y conseguir viajar todos aprovechando el rebufo del que está delante o situaciones similares. Aprovechar al máximo todas las circunstancias y conocimiento.

BigData información de carreteras.

Captura del mapa del tráfico de la DGT www.dgt.es

El BigData también aporta otros beneficios, sin entrar en consideraciones de que si la norma está bien o mal, por ejemplo intercambiando datos con vehículos, se puede conocer a nivel estadístico la velocidad media de paso de los coches en cada metro de carretera, no como actualmente que solo se conoce en los puntos donde hay sensores, además de otros datos como, tiempo de circulación, régimen de motor, estado de los neumáticos, tipo de trayecto, etc…

En la explotación de carreteras el BigData aporta el tener un mapa actualizado del estado de las carreteras. Conociendo los trayectos que se realizan, también se puede planificar mejor la distribución de las zonas de descanso, la ubicación de los futuros puntos de energía (gasolineras, electrolineras, etc…)

Si estas acostumbrado a viajar por carretera o visitar la web de la DGT (en el caso de España) sabrás que realmente ya se conocen y se disponen de muchos de los datos que he comentado y que se aplican para muchas cosas, por ejemplo, las operaciones de mantenimiento de muchas carreteras o la planificación de las operaciones salida, usan estos datos.

Pero este BigData actual no está a pleno rendimiento, solo se utiliza la información de los sensores y dispositivos. Aun falta la gran conexión.

Crear datos, gestionar y devolver información de forma útil, eso es innovar. Es tiempo de combinar la información en tiempo real de los vehículos, las carreteras y la experiencia acumulada. Utilizar los recursos y tecnología disponible para hacer más seguros los viajes y desplazamientos. Así es la base de la siguiente innovación en el transporte por carretera.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *