Portada » Proyección de futuro poscovid

Proyección de futuro poscovid


Esta hoja pretendo que pueda servir de ayuda ante la incertidumbre de como puede cambiar todo o no. Para ello, me apoyo en la herramienta creativa de la dimensión espejo para generar esa proyección de futuro. (Ver técnica)

Reloj de bolsillo suspendido en el vacio como icono de una proyección de futuro.

It is always now by Hernán Piñera (flickr)

Directamente os voy a comentar las conclusiones del ejercicio creativo que ha realizado de la dimensión espejo. Para esta proyección de futuro me he apoyado en los datos que se mueven a nivel público. Es algo generalista para que el ejercicio pueda aportar ayuda a todo tipo de sectores.

Trabajos emergentes y formas de trabajar:

Respecto a la forma de trabajar, el teletrabajo no creo que se llegue imponer aunque si que se digitalizarán muchos puestos. El teletrabajo tendrá algo de crecimiento pero volveremos al presencial. Primcipalmente porque no estamos preparados para ello. Los empleados no tienen las habilidades y destrezas necesarias para gestionarlo. Estos días que han bajado cargas de trabajo, han subido frustraciones por tiempo de adaptación. (curva de aprendizaje) Por parte de los empresarios, muchos lo han entendido como una forma de poder explotar más a sus trabajadores. Hemos visto como muchos han incluido los tiempos in itinere a las jornadas laborales, además de contar con casi una conexión o disponibilidad de 24/7 de sus trabajadores.

En algunos casos funcionará pero en general no se ha entendido la filosofía del teletrabajo. Como digo, si que es muy probable que se potencie la digitalización de los puestos. Porque se ha visto que aumenta la eficiencia y esto puede ser una oportunidad para quién implante esta digitalización.

Respecto a nuevos empleos sospecho que nos va a costar reducir el número del paro. Sin contar como se gestione el tema de los ERTES y de si hay o no repuntes de contagios.

El confinamiento también ha traido aumentos en algunos sectores que seguramente son algo efímeros y están viviendo de un efecto látigo de la demanda. Por ejemplo los repartidores que han subido de forma exponencial al no poder salir nadie. Ahora que se retome la actividad, este tipo de servicios volverá a caer a sus niveles estándares. Algo similar les ocurre al sector sanitario e industrias reconvertidas. Todo el auge de la producción de hidrogel, mascarillas, guantes y medidas de protección, terminará cayendo.

Ahora mismo las industrias tipo imprentas y similares están en plena cresta puesto que todo el mundo está buscando vinilos de señalizaciones y mamparas. Algo similar al mundo de la creación de páginas web y comercio digital. Este sector seguramente se sostenga más en el tiempo y pueda seguir produciendo puestos de trabajo directos e indirectos a medio plazo. El comercio online puede mantener los números, pero las personas somos de costumbres y no aceptamos los cambios fácilmente. El mercado se autorregulará y a medida que pasen los miedos a los contagios bajará el uso online. Porque siento decir que como hemos visto, el mantra de los 21 días para hacer un hábito no es real. El mejor ejemplo han sido los aplausos de las 20h. Que después de los primeros 30 días han ido bajando en intensidad y cantidad.

Acciones socioeconómicas

A nivel socioeconómico, las proyecciones de futuro, salvo que se tomen nuevas medidas o se rectifiquen algunas, es probable que tarde en volver el movimiento del dinero. Hemos desaprovechado una gran oportunidad. No soy un gran conocedor de temas económicos, pero yo hubiera aprovechado este parón para poner en práctica alguna prueba. por ejemplo que los impuestos de autónomos o sobre las empresas en lugar de funcionar por rangos, funcionasen proporcionalmente a los ingresos que se generan. Creo que hay algún lugar donde ya se gestiona de forma parecida. La economía es un círculo, si no hay actividad productiva la gente no tiene dinero para gastar en otras actividades económicas. Aunque al no ser una crisis financiera también es verdad que seguramente haya disponible un flujo de dinero para generar inversiones tanto en emprendimiento como en empresas existentes.

Los hábitos personales también cambian. Justo antes del brote de covid se hablaba de la España vaciada como efecto migratorio. Se estaban generando ideas para potenciar los servicios digitales en las zonas rurales y descentralizar los proyectos online para poder atraer gente a estas zonas. (Ver noticia) En cierta manera, la posible psicosis frente a las aglomeraciones más el haber pasado el encierro en domicilios reducidos, pueden alterar algún hábito. Que además se vea reforzado ante la posibilidad de nuevos brotes y pandemias futuras. Estos nuevos hábitos puede pasar por plantear buscar nuevas residencias alejadas de los nucleos urbanos masificados. Reactivando nuevas zonas y necesidades a cubrir.

Cambios que pueden venir por la proyección de futuro.

Una proyección de futuro viene marcada por cambios que vamos a vivir como efecto secundario. Estamos viviendo actualmente (12 de mayo) como muchos negocios están extremando las medidas de higiene. Se están adquiriendo máquinas de ozono y lámparas de rayos ultravioleta para desinfectar. En muchos lugares, se está haciendo continuo el uso de desinfectantes o de pulverizadores para crear cortinas nebulizadas de desinfectante. En otros muchos lugares se establecen protocolos como la toma de temperatura antes de acceder y acciones similares. Todo ello para buscar espacios seguros y libres de virus.

Estas medidas en muchos lugares están teniendo magnitud de permanentes, por lo que es muy proable que esto genere un nicho de oportunidades. Recordad eso que dicen que en los años de la fiebre del oro los que hicieron negocio fueron los vendedores de picos y palas. Un nivel tan alto de desinfección en todos los lugares, a medio-largo plazo no solo implicará el control del covid. También apuesto a que se generará una disminución de otras muchas enfermedades con formas de contagio similares.

En esta línea, se habla de la potenciación de la “silver economy” basada en las personas mayores. Después de esto solo quiero mencionar que desde la crisis financiera que explotó en 2007-08, se potenció la economía colaborativa que ya existía de antes. A raíz de esto, aparecieron (y crecieron) muchas iniciativas y proyectos entorno a esta nueva fórmula. En cambio, el mercado se ha autoregulado y muchas de estas ideas quedaron desbancadas con la maduración de los mercados, la competencia y la vuelta a la recuperación económica.

Espero que estos tips ayuden a realizar una proyección de futuro y ayude a tomar buenas decisiones.