Propuesta de almacenes sin pasillos

Los almacenes se caracterizan por ser el lugar donde guardar cosas. Aplicando un proceso creativo, se puede llegar hasta esta propuesta de almacenes sin pasillos. Lograr guardar más en el mismo espacio.

Puzzle deslizante, pasatiempo, rompecabezas, base para almacenes sin pasillos

Puzzle deslizante

La problemática de cómo almacenar productos de la forma más compacta posible y eficiente, ha perseguido a la humanidad desde siempre. Amontonar todas las cargas para realizar una zona con la máxima densidad y ocupar el menor espacio posible, es totalmente incompatible con tener agilidad en el movimiento y disponibilidad de la carga. Para sacar algo que esté al fondo toca desmontar o mover todo lo que tenga encima o delante. En el lado opuesto, para almacenar bultos que tengan mucho movimiento y sean fácilmente accesibles, requieren de tener espacio vacío alrededor. Esto implica necesitar grandes superficies.

Fíjate como será la preocupación por la eficiencia en el almacenaje de productos, que en su momento surgieron hasta pequeños pasatiempos tontos basados en esta problemática. Yo apostaría a que en algún momento de vuestra vida todos hemos jugado. El clásico juego de que hay una persona encerrada en una especie de habitación o laberinto y tiene que ir empujando bloques para desbloquear el camino para poder salir. Otra versión, es conseguir llevar ciertos objetos a puntos concretos.

El caso, es que todos siguen una pauta clara, son rompecabezas donde tienes que deslizar cosas para llegar hasta la solución. Ser capaz de gestionar espacios libres y movimientos futuros para no quedar atrapado/a.

Este planteamiento llevado a una forma un poco más elevada y académica, es un proceso de optimización de espacios. Esto nos devuelve al sector de la logística y los almacenes. Un mundo donde se intenta llevar hasta los límites el concepto de eficiencia en almacenaje y movimientos de cargas. Como todo en esta vida, se han ido conquistando hitos poco a poco. Hace años que descubrieron que las zonas menos rentables de un almacén son sus pasillos. Son zonas que deben quedar libres para poder transportar las cargas. No se pueden ocupar con mercancías. Los sistemas más modernos de almacenaje, que generalmente están robotizados o automatizados, han reducido los pasillos a la mínima expresión. Han buscado esa eficiencia y optimización del espacio, pero no llegan a ser almacenes sin pasillos.

Sin embargo, yo tengo una propuesta un poco audaz. Reducir aun más los pasillos, hasta el punto de eliminarlos. Hacer almacenes sin pasillos. Que toda la superficie que haya, esté disponible para ocupar con cargas. En realidad, toda menos un pequeño cuadrado de 1,2 metros de lado. (sería la opción mínima) Para que pueda entrar un palet americano. Con uno europeo, este sistema desaprovecharía algo el espacio.

La idea es tener toda la superficie hecha cuadrícula y en cada cuadrado habría una carga (palet). Lo siguiente que necesitamos es un ordenador con capacidad de procesado y “pensar rápido”. Porque a partir de ahora, ya esto todo como un rompecabezas de deslizamiento. Al ser almacenes sin pasillos, para gestionar las mercancías, hay que mover toda la carga para generar un flujo y pueda salir o entrar mercancía en la zona.

Teniendo los palets individualizados y acotados en su recuadro, con pequeños vehículos autónomos se podría mover los palets. Un ordenador calcula los movimientos y así nunca se pierden las referencias de las cargas. (siempre se sabe que carga hay en cada posición) Con esto estaría el servicio hecho. Buscar cada carga sería como jugar al rompecabezas que es un puzzle en un cuadrado divido en 9 partes, donde hay 8 fichas y un hueco. Deslizando las fichas, hay que volver a armar el puzzle. El hueco es la clave para poder deslizar las fichas.

Pensando en el tamaño de los almacenes, lógicamente el puzzle se complica muchísimo y no solo debería existir un hueco. Tendría que haber varios para hacer más rápidas las operaciones. De igual forma que un ordenador pudiera mover varios cuadros de forma simultánea y así conseguir tener toda la mercancía disponible y ahorrar tiempos.

Si esta idea que es plana, (dos dimensiones) la repetimos en varias alturas teniendo cada altura su propio sistema de movimiento de cuadrados, y en el borde de la planta, colocamos una plataforma que pueda subir a cada nivel para bajar o subir la carga.

Tendríamos un almacén muy denso y con cierta flexibilidad para los movimientos de carga. Almacenes sin pasillos.

Esta flexibilidad tendría 2 variables. El número de vehículos autónomos que habría para mover los cuadrados, y el ratio de cuadrados vacíos por cuadrados con carga.

Con el correspondiente ordenador, se controlan los vehículos y se calculan los mínimos movimientos a realizar, es como echar partidas automáticas de un juego de deslizamiento. Así tendríamos los almacenes sin pasillos. Según las dos variables habría distintos niveles de eficiencia y complejidad.