PRAMA, la innovación de los gimnasios

Si te parece que está todo inventado en el mundo del ejercicio físico, espera a conocer esta propuesta.

PRAMA fitness, innovación en gimnasios.

Recientemente he podido probar una propuesta innovadora dentro del ámbito de los gimnasios.  El modelo que tienen en PRAMA. Realmente tienen una propuesta diferente a lo habitual. No hay ni una máquina de poleas ni un banco de pesas en todo el gimnasio.

PRAMA, por lo que he podido saber y probar, a parte de la marca comercial, es el nombre de una nueva forma o disciplina deportiva. Es un concepto que auna ejercicio físico y tecnología interactiva. Yo he probado un planteamiento demo de unos 10 minutos. Pero el estándar que trabajan son sesiones de 45 minutos. En los 10 minutos que estuve, al menos yo, me entregué por completo para intentar vivir la experiencia de la forma más completa posible. Aunque no me quiero meter en el terreno del ejercicio físico. Mis sensaciones fueron de agotamiento y disfrute a partes iguales. Los ejercicios fueron muy intensos pero de muy poco tiempo. Me gustó porque tiene un componente motivacional elevado. Al menos para mi. Cada ejercicio (estación) te lo puedes tomar como un desafio. Pero en esto entraré más adelante.

Me centro en la parte innovadora de la propuesta y en la técnica. Realmente, aquí se cumple lo de la tecnología al servicio del humano. Al registrarte, se crea un perfil personal al que puedes acceder de forma online. En dicho perfil lo más interesante es que tienes un histórico de tus sesiones. Puedes acceder a detalles como calorías quemadas, pulsaciones, cantidad de sesiones, etc. Para conseguir esto, cada vez que vayas al gimnasio te facilitan un pulsometro.

Esta parte me atrajo bastante porque salvo que tu mismo te gestiones alguna aplicación de monitorización, ningún gimnasio te lo ofrece. Es una forma de crear experiencia de cliente que no está aprovechada y en PRAMA lo están explotando.

La zona de ejercicios es sin duda el “core” del negocio. En cualquier gimnasio lo es, pero ahora entenderéis por qué es tan imporante en PRAMA. Es el recurso clave. La zona de actividades es un espacio diáfano de suelo negro con un montón de marcas en colores flúor. (rosa y amarillo) Las paredes laterales, en su parte superior son una pantalla continua de 360 grados. Mientras que en su parte inferior, forman parte de la acción interactiva de algunos ejercicios. También encontrarás sonido de lujo y juego de luces. Mi primera impresión ha sido estar más en pub/discoteca que en un gimnasio. Quiero pensar que parte de la innovación también está aplicada a este concepto. Evitar que te sientas que estás en un gimnasio. Si no, ha sido pura serendipia. Es un acierto que no parezca un gimnasio.

Zona de ejercicios interactivos, PRAMA fitness

El pulsometro que te prestan al entrar es otra pieza clave. No solo para ofrecerte posteriormente los datos de tu actividad. Sino porque además ese pulsometro, sirve de identificación dentro del área de ejercicios. En las pantallas puedes ver tu “gametag” y te ofrece datos como si has estado al 100% o si te has relajado y solo has dado el 70%. Igual que establecer ranking de records a superar. Por ejemplo marcar que en un ejercicio concreto el mayor valor está en X y tu estás en el puesto Y con un valor Z.

Por supuesto, existe la figura de monitor/a. Aquí, no solo te guía en el ejercicio, hace de maestro/a de ceremonias y controla todo lo que sucede desde pantallas táctiles. (Existe una principal, y varias secundarias en red).

Los ejercicios te recordarán a los juegos clásicos de patio de recreo. (Si tienes más de 30 años). La gamificación lo es todo en esta propuesta. Recuerda que es un entorno interactivo y juega contigo.

Anes Ortigosa, probando Prama fitnessNo haces ejercicio, juegas contra ti mismo o contra otras personas del gimnasio. En la foto, me veis jugando en solitario entrando mi coordinación y capacidad de reacción. Los números se iluminan de forma aleatoria y tengo que tocar para apagarlos. (Hay que darles fuerte) Al final del ejercicio puedo saber cuántos golpes he dado correctos. Ese sería mi reto personal. O si comparto mi estancia en el gimnasio, puedo retarme con las otras personas si se colocan en las matrices próximas para hacer el mismo “desafío”.

Trabajando con varias personas puedes buscar competir entre miembros o cooperar como equipo. En cualquiera de los modos de juego, el entorno se adapta y te integra cambiando colores, sonido y luces.

A nivel deportivo no voy a entrar a valorar si mejor o peor. De hecho no tengo conocimientos para hacerlo. Pero a nivel de planteamiento innovador, si que creo estar capacitado. A mí punto de ver, es un planteamiento potente y diferente en el sector. (Yo no conocía nada similar a PRAMA antes de esto) Además, aporta usos novedosos:

  • Una mejor forma de socializar en el gimnasio.
  • Personalizar tu entreno según tu capacidad física real.
  • Monitorizar tu actividad (constantes vitales y acciones) y tener histórico de la misma.
  • Ofrecer el gimnasio como oferta de ocio puntual. Al igual que puedes quedar un día con tus amistades y echar una pachanga, o una sesión de paintball, o acudir a un scape room, este modelo de gimnasio puede ofrecer una experiencia de ocio similar.
  • Trabajar otros aspectos no físicos como: toma de decisiones, gestión de incertidumbre, etc…
  • Para empresas, pueden crear sesiones grupales y a la vez que se hace ejercicio fomentar el trabajo en equipo y generar otros beneficios.

Mi experiencia ha sido muy grata. Tanto, como para tener que escribir esta hoja del cuaderno y compartirla con vosotros. El único punto negativo, que no se me haya ocurrido a mi.

 

Si alguien tiene curiosidad, aquí tenéis su pagina web