Más cosas de creativos (rutinas)


Esta entrada va relacionada con otra que puse que se titulaba “cosas de creativos”. (Hoja 22) Aunque es una continuación de la anterior no es necesaria haberla leído antes para comprender o saber de que va esta.

Mindfulness en apnea, anesortigosa.es, creatividad e innovación.

Mindfulness en apnea

Para esa gente que os incorporáis tarde, os resumo brevemente. Un día me dió por escribir las cosas que yo hago, que considero forman parte de mi que hacer diario y en algún modo me ayudan con la creatividad, el pensamiento divergente y cosas de esas. Básicamente lo hice a partir de encontrar en Internet muchas entradas de este tipo incluso infografías donde contaban cosas que rara vez han hecho. Principalmente porque buscando datos de los que firmaban la información, no encajaban mucho con el perfil. Alguien que viste a diario de traje y corbata y se siente cómodo, me cuesta mucho creer que sea creativo o que entre su rutinas esté hacer cambios de look inesperados 😉

Dicho esto, vamos al tema de verdad. Para liberar la mente y romper las barreras composturales que tenemos, lo mejor es sentirse como un niño chico, no tienen miedo al ridículo ni se rigen por normas para ser políticamente correcto en todo. Conclusión, de vez en cuando entra en una tienda Disney y disfruta de toda la fantasía que encierran esos locales comerciales. Y algo importante, no te cortes en toquetear todo.

Lo has leído mil veces en este cuaderno creativo y en otras partes, hay que salir de la zona de confort para agrandarla. No te digo siempre, pero de vez en cuando ve un poco más allá en lo que haces. Personalmente para aprovechar el tiempo, intento que esa experiencia me sea útil para otras facetas de mi vida, así que yo me dedico a enfrentarme a mis miedos, fobias y traumas. Todos tenemos.

La mente humana es una de las cosas más complejas que existen en cuanto a nivel de funcionamiento, aun entraña grandes misterios para nosotros. Lo bueno, es que quien mejor conoce su propio cerebro es uno mismo. Observarte y toma nota, según que situaciones tu mente funciona mejor que otras. Yo por ejemplo soy incapaz de concentrarme en un biblioteca. Sin embargo en un lugar con algo de ruido de fondo y movimiento de gente rindo el máximo. Busca tu punto óptimo de funcionamiento.

Trabajar en algo que te gusta es una experiencia sensacional que todo el mundo debería vivir, o al menos probar.

Pero personalmente le veo un problema, puedes llegar a engancharte tanto que dejes de disfrutar de hacer lo que haces y pierda toda la magia. Al margen de que pueda desaparecer tu vida personal (familia, pareja, amistades…) Así que aunque trabajes en lo que te gusta, búscate otros hobbys alternativos. Sirven para desconectar y darle un respiro a tu mente. Ver la tele o no hacer nada son hobbys que están en la parte alta de la tabla.

Esto es fácil decirlo pero difícil de cumplir, de hecho a mi me cuesta a veces el seguir lo que voy a escribir. Evita las preocupaciones y los agobios. Estas situaciones de estrés o sobrepresión solo conduce al bloqueo mental y no vas a conseguir nada. Cierto que hay personas que necesitan esa presión para dar lo mejor de ellos, pero el exceso vuelvo a repetir, conlleva al bloqueo mental. Busca formas de relajarte y desde este nuevo estado prueba a retomar lo que estuvieras haciendo.

Se feliz con lo que tienes y haces. Este ejercicio puede ser duro, pero necesario, reflexiona sobre donde estas, donde quieres estar y para que quieres llegar hasta ahí. La felicidad está más cerca de lo que crees, basta con sentirse realizado y estar en calma con lo que te rodea. Es un concepto espiritual, pero a mi me sirve, lo material es un complemento. Ademas si eres feliz transmites felicidad y tu entorno será feliz y esto te retroalimentará. De lo contrario, seras una persona amargada, que amargas a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *