Portada » Marcas absorbentes

Marcas absorbentes


Quizás solo sea una impresión mía, pero cada vez las marcas son más absorbentes y buscan relaciones tóxicas con sus clientes.

Relaciones de enlaces by Rafael Jiménez (flickr)

Esta absorción en términos absolutos creo que es negativa, pero en términos relativos positiva. Siempre hablando desde un punto de vista de la creatividad. Explico la situación.

Desde la irrupción de las redes sociales digitales en nuestras vidas, el marketing digital ha trastocado todo. A veces siendo conscientes y otras veces sin darnos cuenta. La parte negativa es que se está convirtiendo en algo muy tóxico. El afán por vender se centró en un primer momento en demostrar músculo. Todas las marcas buscaban tener el máximo número de seguidores, me gusta y fans. Como en el deporte, algunas recurrían al dopaje. Efectivamente hablo de la compra de seguidores y me gustas para estar por encima de la competencia. Poco a poco la gente que se dedica en cuerpo y alma al marketing, empezó a ver que era todo fantasía y se empezó a hablar del “engagement”. En castellano, compromiso o fidelidad de los usuarios para con la marca.

Ese concepto de fidelidad es lo que nos lleva al simil de pareja y de ahí a la relación tóxica que según mi opinión se está extendiendo. Para conseguir ese compromiso, la solución que se está usando es estar lo más presente en la vida de los usuarios. Lo que signifca estar presentes de todas las formas posibles en las acciones del día a día. Ya no solo basta con tener un perfil abierto en un red social y crear comunidad. Ahora se debe estar en todas las posibles y generar acciones.

Si me conoces yo soy muy de llevar al día a día todos las ideas. Piensa la marca que quieras.

Es fácil que esa marca tenga una fanpage en Facebook para tener seguidores (sería la primera red social que tuvieron) ahí promocionarán productos. También tendrán una cuenta de Instagram en la que poner fotos muy cuidadas rozando la fantasía para acompañarlas de frases positivas y motivadoras. Un perfil de Twitter para usarlo a modo de canal de atención al cliente y para “hablar” más de tú a tú con sus clientes si no tienen también un Whatsapp abierto. Nunca está demás un perfil en Youtube. Si quiere estar a la última, se habrá abierto un TikTok para compartir contenidos divertidos, bromas y humor relacionado con la marca. (Previsiblemente vinculado a las historias de Instagram). Spotify es un básico para hacer mil y una lista de reprodución de música que encaja en los valores de la marca, que es para sus seguidores más fiesteros, etc..

Todo esto es para intentar atrapar a un usuario y no dejarlo escapar. Evitar que pueda descubrir a la competencia e irse con ella. Si esta marcas absorbentes fueran una relación de pareja hablaríamos de ¿celos? ¿Quizás promovidos por un complejo de inferiodidad? ¿Seguridad en uno mismo?

A nivel creativo esto es relativamente positivo. Que todas las marcas tengan tantos canales en los que aportar contenidos implica que haya que tener una gran capacidad de producción. Si se quiere hacer bien y no hacer un copiar y pegar. Hacer un quiero y no puedo. Crear constantemente para poder alimentar esa presencia continua con los usuarios.

El problema que veo personalmente, es que todas las marcas hacen lo mismo. Generan mucho contenido pero técnicamente es 0 creativo. Siempre hay honrosas excpeciones. Pero por norma general todas hacen más o menos la misma estrategia con las mismas ideas. Estamos en un momento donde la creatividad se mide más por cantidad de calidad. De ahí que en lo relativo sea bueno y en lo absoluto negativo. Las marcas absorbentes no son capaces de sobresalir por ninguna cualidad de su producto ni por su creatividad ni comuicación. Por supuesto que es lícito optar por este tipo de posición y no querer destacar. La mediocreidad y las comparaciones con el vecino son el pan nuestro de cada día. (leer sobre hipocracia)

Soy consciente que es muy costoso tener grandes ideas creativas para estar en la cresta de ola todo el día todo los días, pero quizás se puede ser memorable de forma puntual estudiando el momento y no como la empresa pesada. No diré aquí un ejemplo de empresa pesada pero seguro que a todos nos ha venido algún nombre. En cambio como marca memorable para mi, en los últimos años hay una que lo está haciendo bastante bien. Campofrio. Concentra sus canales de comunicación (Facebook, Twitter y Youtube) pero los nutre con ideas creativas que a mi juicio están por encima del estándar habitual. Su campaña de navidad es ya casi tradición, al igual que la de la cerveza que hace cortos en verano. No es la más consumida pero ¿sabes a cúal me refiero?