Juego de la carrera, (ejercicio creativo)

En este cuaderno creativo tienes muchas hojas donde hablo de teoría, ha llegado el momento de la práctica. Un simple juego para divertirte a la vez que entrenas tu capacidad creativa.

Bandera de meta, juego de la carrera, ejercicio creativo.

Bandera de meta by CristianFerronato (pixabay.ccom)

Este ejercicio se puede hacer tanto de forma individual como colectiva. Como en tantos ejercicios de creatividad, lo menos importante es el resultado. Aquí tienes que centrarte en disfrutar del proceso. Una vez terminado el ejercicio tendrás que repasar lo que has hecho y hacer tu sesión de “lecciones aprendidas”.

El juego es el siguiente. Vamos a imaginar que vamos a hacer una carrera, para ello necesitas escoger una forma de desplazarte. No creo que haga falta que te diga que solo tendrá premio la persona que llegue primero. O lo que es lo mismo, la persona que consiga moverse más rápido entre el punto de salida y el punto de llegada. Es muy fácil, ¿no crees? Eres una persona muy eficaz en lo que te propones. Además supongo que te gustará el tema de buscar tus límites y la autosuperación. Así que te lo voy a poner más complicado. Tienes que escoger tu opción sin conocer cual es el punto de salida y sin conocer el punto de llegada. Ni si quiera el trayecto. Solo te puedo decir que será una carrera donde tendrás que sacar lo mejor de ti y sobre todo, contra la incertidumbre. Necesitamos una condición más. Solo puedes dar una respuesta. Si tienes varias opciones en mente, tomate unos segundos y decántate solo y exclusivamente por una opción.

Tu respuesta es… ______________

Llegado este punto, la suerte está echada. Ya no sirve dar marcha atrás ni cambiar la respuesta. Vamos a por la solución. Recuerda lo primero que te he dicho, disfruta del proceso y que en una carrera gana la primera persona que atraviesa la meta. Dicho esto, vamos a ver la clasificación y en que puesto has quedado.

¿Cuál ha sido tu respuesta?

Una primera opción puede ser un vehículo tipo deportivo de lujo, Ferrari, Lamborghini, etc..

Si has escogido esta opción, estas en la parte baja de la tabla. Esto es un ejercicio de creatividad, y esta opción es una de las más normales.

Otra opción que se te ha podido plantear es algún tipo de avión. Aquí estas en un penúltimo lugar, porque has logrado saltar la primera limitación de que no te ha importado no saber como pilotarlo. Esta opción está bien, tiene un resquicio de creatividad.

¿Has llegado a una nave espacial o un cohete? Estas en un puesto un poco más alto en el ranking. Has superado la barrera anterior y además has pasado la barrera de lo medianamente real. Tu mente ha saltado a la parte de la imaginación.

Cuidado, ya estamos en pódium. Bronce. Tu respuesta es un vehículo real y que existe, pero con algún complemento imaginativo. Hablo de un coche con un cohete acoplado, estilo conceptual de “El Coyote del correcaminos” y que ponga ACME por un lateral. Si tu opción ha sido los vehículos prototipo que se usan para batir récords de velocidad, también lo acepto. Pero tiene que ser con ese diseño extravagante y alerones.

Segundo lugar del pódium, plata. Tu respuesta tiene que ser algo ya bastante irreal. Has superado varias barreras o limitaciones de tu mente. De hecho, tu capacidad de abstracción de los convencionalismos es elevada. Has detectado que el enunciado no te limite ni coarta opciones y has ido al límite. Estamos en el nivel de haber pensado, creado, inventado o generado un vehículo o artilugio que está expresamente diseñado para viajar muy rápido. Seguramente será como la velocidad de la luz o incluso superior. Una opción muy meritoria.

Puesto número 1, cabeza de carrera. Líder. Medalla de oro. Es la misma opción que la plata pero con un ingrediente más. La simplicidad. Una idea simple es cualitativamente mejor que la misma que requiera más pasos y por ende es más compleja. La forma más rápida de desplazarse es con la mente. Nuestro cerebro. Haz la prueba. A continuación cierra los ojos y recrea en tu mente un lugar, el que quieras, a continuación piensa en el lugar más lejano que conozcas y tengas en tu recuerdo. ¿cuánto has tardado en llegar de un sitio a otro? ¿Qué kilómetros los separan?

Demos por terminado el ejercicio. Felicidades y enhorabuena. Da igual el puesto de la carrera que hayas conseguido. Te lo vuelvo ha repetir, lo importante es que hayas disfrutado del proceso. El resultado no es nada importante. Es tu momento de hacer lecciones aprendidas. Esto es el verdadero ejercicio y lo que tiene más fuerza y utilidad. Lee de nuevo el enunciado de este ejercicio y analiza tranquilamente por qué has dado esa respuesta. Repasa el proceso que has realizado y apóyate en las reflexiones que te he dejado anteriormente con las opciones de respuesta. No te sientas frustrad@, ni atacad@ o engañad@ por la vuelta extraña que tiene el ejercicio, pero es por tu bien. Ahora tienes esa rabia que enfocada en lecciones aprendidas conseguirás mejorar. No pierdas el tiempo en protestar, inviértelo en descubrirte y así mejorarás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *