Innovación en la hosteleria

La creatividad, como intento reflejar en este blog y hacer con Componente Creativo, se puede aplicar al mundo empresarial y solventar cantidad de problemas. En las siguientes líneas, os voy a contar un caso concreto de cómo aplicar la creatividad a un local hostelero para conseguir diferenciación y aumentar la satisfacción del cliente. En este caso es una propuesta que ha surgido a raíz de tener que comer un día fuera y con la simple observación de lo que ocurre en un salón de restaurante durante un servicio.

Restaurante Eguzki

Restaurante Eguzki by Kevin Krejci (flickr)

La innovación se aplica en la cocina y en la forma en la que el cliente decide su comida. Hay muchos platos que realmente la diferenciación se genera en el propio proceso de emplatado.

Vayamos al caso concreto de las ensaladas. Seguramente si no te ocurre a ti personalmente conocerás a alguien de tu entorno que lo hace. Quitar la cebolla, o la remolacha, o la zanahoria, o los espárragos dentro de una ensalada. ¿Por qué no dejar que el propio cliente escoja que le apetece incluir en la ensalada? En cierta manera ya se hace con los aliños, las ensaladas salen de cocina sin aliñar y en la mesa está el aceite, el vinagre, la sal y la pimienta para que el cliente se lo ponga a su gusto.

Pues la propuesta es igual, hacer ensaladas a gusto del consumidor, el cliente escoge desde un listado de ingredientes lo que quiere que tenga su ensalada. Y en la cocina se hace la magia de combinar los ingredientes y montar un plato que quede atractivo y apetecible a la vista.

Es cierto que ya se hace en modelos de negocio de hostelería tipo buffet, donde tu vas plato en mano y te encargas de servirte a ti mismo. Pero esto es un paso más, es combinar, o hibridar que está tan de moda ahora, dos formas de hacer las cosas. Un buffet con servicio de camarero en mesa.

Reconocemos que hasta aquí ha sido la propuesta fácil, las ensaladas. Pero no nos quedamos solo en eso, damos un paso más y lo incluimos en platos principales y en postres. Obviamente en esta parte es mucho más complejo el hacerlo de forma genérica puesto que cada establecimiento tiene su propio estilo y la cocina sus maneras. Aquí es hacer un trabajo de sentarse con el equipo de cocina, realizar diferentes procesos creativos y que desemboquen en diseños de platos y propuestas que permitan a los clientes intercalar ingredientes y jugar con ellos desde un listado que se les ofrece.

En la siguiente imagen tenéis lo que puede ser una de las cartas del establecimiento que cuenta con este nuevo sistema de cartas y que se traduce en una dimensión diferente del innovador mundo culinario.

Propuesta de carta creativa

Propuesta de carta. (hipotisis ilustrativa)