Portada » Halloween, la fiesta de la creatividad

Halloween, la fiesta de la creatividad

Halloween es ese día del año en el que tras varias adaptaciones internacionales y paganas, se celebra en España, la noche de todos los santos. Pero en realidad debería celebrarse también el día de la creatividad, en lugar de hacerse el 21 de Abril. No lo digo por decir.

Halloween, imagen fantasmagórica.

Cold and Creepy-Happy Halloween by Micadew (flickr)

Seguro que nunca te has parado a pensar cuanta creatividad e innovación se esconde detrás del día de Halloween. Suele pasar, a veces no es sencillo ver las cosas desde otro punto de vista y descubrir que cosas hay detrás. Pero para eso estoy yo aquí, para compartir mi visión particular de esta fiesta. La voy a mirar desde un punto de vista que creo que hasta ahora no se ha abordado o si se ha hecho se podrá contar con los dedos de una mano. En esta entrada, voy a mostrarte y descubrirte toda una realidad insospechada y creativa que acompaña al día y la noche de Halloween.

Lo que si te voy a pedir, es que tanto si estas a favor o en contra de esta fiesta o celebración, te dejes llevar por las ideas y premisas que voy a comentar. Seamos adultos y dejemos al margen las opiniones y sentimientos de la fiesta.

Comencemos por uno de los puntos por los que más popular se ha hecho esta efeméride. El mundo de los disfraces, todo una acto de creatividad. En la noche del 31 de octubre al 1 noviembre. Todo el que lo festeja en alguna fiesta lúdica y nocturna, tiene dos opciones, o tirar de un disfraz comprado en tienda, o ser más original y con mucha creatividad hacérselo de forma artesanal. En realidad no termina ahí, una vez tienes el disfraz puesto, muy soso/a tienes que ser para no terminar teatralizando o interpretando el personaje al que vas representando o imitando. Esto también es un hecho que sirve para desarrollar la creatividad y el pensamiento sin barreras, ponerte en el lugar de otra persona. Cambiar el chip y actuar de forma distinta a como lo haces normalmente.

Abrimos ahora el capítulo de decoraciones varias. Como todo, siempre hay varios grados y opciones. Lógicamente solo me interesa cuando son cosas hechas a mano, todo lo que se pueda comprar ya hecho, obviamente no tiene ningún tipo de interés creativo. El buque insignia hablando de Halloween, es hablar de calabazas talladas con caras y con una luz dentro. ¿No te parece creativo? Ponerse cuchillo o navaja en mano y darle vida a una calabaza. Hacer una pieza única e irrepetible. Manualidad pura y dura. Fuera del tópico, aun se puede explotar más la vena artística. Además de las calabazas, también hay otro tipo de decoraciones. En cuanto a siluetas y dibujos podemos hablar de brujas, zombies, clásicos del cine de terror, etc… Otra línea de decoración puede ser el hacer con algodón telarañas por los rincones y diferentes estanterías. Buscando ya un ambiente más recargado y con más detalles, ya se puede jugar a crear “atrezzo” para ese rato. Utilizar ollas con brebajes mágicos, reconstruir arañazos en paredes y muebles, recrear espejos rotos, y en la línea más gore, tener manchas de sangre fresca. Todo depende de la creatividad, ganas, tiempo y cantidad de manos que se tengan para recrear la fantasía.

Ahora vamos a otra parcela creativa que nos aporta esta fiesta de Halloween, el popular “¿truco o trato?” qué no se si a tí que lees estas líneas también te ha pasado, que es que no termino de ver lo del truco o trato si lo comparo con lo que sale en las típicas películas americanas. Si estudiamos el juego con atención, y nos ceñimos a como lo representan en las películas, verdaderamente podríamos hablar de hacer un chantaje, la idea es que se pide golosinas a cambio de que la persona de turno, se libre de sufrir alguna gamberrada. Quién dice gamberrada dice alguna broma, pillería o trastada. Y con esto no se puede negar, que si se quiere hacer alguna broma fuera de las clásicas de siempre que se ven venir de lejos, hay que tirar de ingenio para planificar todo y que el resultado sea algo más elaborado que sorprenda a la otra persona para pillarla desprevenida. ¿Esto no te suena a tener que usar la creatividad y el pensamiento lateral?

Hablando de Halloween, miedo, terror y creatividad, hay otra disciplina artística que en este día vuelve a tener el brillo de otras épocas. Hablo de la literatura. Historias e historietas de miedo, terror y fantasía oscura, resucitan entorno a esta fecha y esa noche en concreto, para hacer las delicias de los más valientes. Ya sea en una habitación con la luz apagada o al estilo campestre alrededor de una hoguera mientras se tuesta el malvavisco. Inventar historias es una actividad creativa. Puede ser improvisada sobre la marcha, que hablaríamos de un rendimiento creativo muy elevado, o alguna historia conocida que se va contando haciendo pequeñas adaptaciones e interpretaciones libres. Lo más habitual en cuanto a recursos creativos.

A estas alturas, ¿sigues pensando que la fiesta de halloween no tiene nada que ver con la creatividad?

Pues todavía queda más, uno de los bastiones más importantes del mundo de la creatividad. La cocina. Hay personas que aprovechan este día para celebrarlo desarrollando su creatividad conjuntamente a sus habilidades culinarias, o sino en bares, restaurantes y pubs, es muy fácil poder degustar algunas de estas delicatessen especiales. Si no se te había ocurrido antes, como siempre Internet es la gran fuente del saber, busca recetas para Halloween porque algunas son ciertamente sencillas de hacer. Nunca está de más salirse de la rutina y explorar nuevas cosas y sensaciones.

Hasta siendo el que degusta las creaciones te sirve para trabajar la creatividad.

¿Te ha dado un escalofrío descubrir la cantidad de creatividad que hay detrás de una fiesta como Halloween?