Gestionar la incertidumbre, nuevos trabajos.

Gestionar la incertidumbre es algo inherente al proceso innovador.

Ola salpicando contra espigón como ejemplo de incertidumbre

La ola by Oscar F. Hevia (flickr)

En especial cuando se trabaja la innovación disruptiva que es aquella que surge de la nada. Explorar territorios inexplorados.

Ser capaz de mantener la cabeza fría, tomar buenas decisiones y ver más allá de lo evidente. Estas son las capacidades que se le piden a una persona que tiene que liderar un equipo innovador. Ahora sería el punto de decir que tiene que estar motivado con su idea para conseguirlo y orientado a resultados. Sin embargo, yo reforzaría el concepto de para gestionar la incertidumbre lo mejor es tener una estrategia. (En la hoja 103 explico como hacer una estrategia en gestión de la incertidumbre)

Aunque no lo parezca, la motivación puede no ser un aliado de la innovación. Un exceso de motivación hace que no se sea racional en la toma de decisiones. Con la motivación se corre el peligro de enamorarse de la propia innovación y no ser objetivo con los análisis y previsión de resultados.

Creo que ya lo he comentado alguna vez en este cuaderno del creativo, o sino ha sido en la formación que hago y en los talleres creativos. Los antiguos navegantes eran grandes gestores de la incertidumbre.

Juan Sebastián El Cano, Cristóbal Colón, Magallanes, Vasco de Gama, etc… Me da igual el navegante que quieras escoger, todos cumplen con el mismo perfil. Más que descubridores eran grandes gestores de incertidumbre de su equipo. Todos en cada una de sus expediciones, eran capitanes de su nave e incluso dirigían alguna más. Pero de qué sirve ser capitán de una embarcación, si no sabes a dónde vas ni tienes un mapa que te diga dónde estás.

En sus épocas, marcar un rumbo al azar y esperar los resultados era lo más temerario que podías hacer, súmale que esto debías de hacerlo convenciendo a un grupo de personas que era la tripulación. Ser capitán daba autoridad sobre el barco, pero no para convencer a un grupo de personas para probar fortuna en un suicidio anunciado. Era más fácil sobrevivir en la ruleta rusa que persiguiendo descubrir nuevos territorios. Cierto es que ninguno fue dirección a la inmensidad sin tener al menos la creencia de ir en una dirección donde pasado X tiempo encontraría tierra. Aunque no fuese la que pensaba inicialmente. Como le ocurrió a Cristóbal Colón.

Estos capitanes, realmente no eran capitanes. Su fuerte era ser capaces de gestionar la incertidumbre de lo desconocido, a la vez que dirigir equipos. Hacer valer su opinión y criterio (autoridad) frente al resto del grupo y generar confianza para evitar motines a bordo.

Hoy en día ser gestor de incertidumbre o director de un proceso innovador, se puede considerar una nueva profesión. De hecho, yo personalmente aun no he visto ninguna tarjeta de visita ni estado de linkedin, que tenga esta definición, “gestor de incertidumbre”. Sin embargo, acabas de ver, que hace años que existe ese cargo. Estaba aplicado al mundo de la navegación marítima. Ser descubridor.

Te hago una pregunta:
¿el director de un proceso innovador tiene que conocer el proceso innovador o el campo donde se desarrolla?

Aquí abrimos un debate muy interesante pero yo personalmente me voy a quedar con un detalle muy concreto.

Mi opinión personal es que no es necesario que conozca todo el ecosistema que hay en torno a esa innovación. Cuanto más conozcas en torno a un área de conocimiento, más difícil será después superar ciertas barreras y generar innovación disruptiva. Inconscientemente estás asentando formas de hacer y límites. Cosas que al verlas en repetidas ocasiones, no te cuestionarás el por qué de hacerlas así.

Por otro lado, estoy plenamente convencido de que un gestor de la innovación es indispensable que sepa dirigir un equipo humano. Que tenga la habilidad de conocerse a sí mismo muy bien y también conocer la parte personal de su equipo. Cómo piensan, qué motivaciones tienen, las inseguridades de cada miembro, (algo vital) en qué tipo de trabajos y procesos se sienten más cómodos individualmente, quienes tienen más feeling, etc…

Un capitán de barco no tiene que saber hacer todos los trabajos del barco, pero si tiene que saber qué persona es la mejor haciendo cada función. Ese es su cometido, conocer a su tripulación.