Portada » Formas de conseguir dinero para una startup

Formas de conseguir dinero para una startup

Por definición, una startup es una empresa que no he encontrado su modelo de negocio. Puede generar ingresos pero no beneficio, sigue en números rojos.

dinero para una startup

A fool and his money by David Goerhring (flickr)

La historia de cualquier startup es muy sencilla. O crece de forma casi exponencial y es un éxito, o muere sin pena ni gloria.

Si partimos extrictamente del concepto de que no tiene modelo de negocio, es indudable que al principio necesitará inyección económica. Las conocidas como tres efes. (3f) ¿Pero y después? Justamente en ese punto temporal, es cuando voy a comenzar las reflexiones e ideas que aquí comento. Conseguir dinero para una startup.

El caso preferido por cuálquier startupero/a. Un inversor decide apostar su dinero. Empieza el abanico de posibilidades. Generalmente el que monta una startup no suele tener mucha idea de contabilidad. La forma de oferta más habitual es ofrecer una cantidad de dinero a cambio de un porcentaje de propiedad de la startup. Varios consejos. Recuerda tener siempre suficiente porcentaje para seguir siendo dueño de tu startup. Es posible, que en el futuro necesites más inversores, reserva porcentaje para entregarle a esos inversores. Un 20% suele parecer poco pero en realidad es muchísimo, intenta bajarlo a 10 o menos. Aquí viene una regla de tres: El valor de tu startup será el equivalente al 100% del valor que haya puesto el inversor. Esto es que si ofrece 10000 € por el 10% , está haciendo una valoración de startup de 100000 €.

A veces, en función de los números que hayas hecho y la proyección que tengas o la tracción, te van a proponer darte el dinero a cambio de que en X tiempo tú le devuelvas su dinero y un plus. Para mí esta fórmula es la más arriesgada de todas. Te estás comprometiendo no solo a devolver el dinero que te prestan ahora, sino además a un extra. Una reflexión que tienes que hacer, es pasar todos esos números a: porcentajes de interés, TAE, etcétera. En realidad lo que te están ofreciendo es una especie de préstamo o producto bancario pero realizado por un inversor (persona).

Justamente lo que te pueden ofrecer en el siguiente caso que te voy a comentar. Los bancos son otra modalidad de inversores. Lo que te van a hacer es dar el dinero a cambio de un interés en un plazo determinado. Es casi igual que el anterior pero aquí, planteado con números y conceptos financieros. (Carencia, interés, amortización, capital, tae, tin). Si se te dan bien los números, adelante, seguramente puedas entenderlos.

Seguimos con más modelos de financiación y de inversión. Te pueden dar el dinero y su forma de recuperarlo sea a través de una comisión. Te pueden proponer que sobre el precio de venta de tu producto o servicio, llevarse ellos un porcentaje. Es como un crédito pero no está supeditado a tiempo. En este sistema, lo normal es que una vez recuperado su dinero te proponga que le sigas dando un porcentaje menor durante un tiempo que sería su beneficio, el interés en los otros casos.

Algunos se llaman Business Angels, no solo porque sean capaz de gestionar una startup y llevarla al éxito económicamente. Alguno de estos, se involucraran en tu proyecto y es posible que inviertan dinero sin reclamar nada a cambio. Simplemente buscan ser tu socio capitalista, como socio tendrán voz y voto en las decisiones. En este caso, lo que él haya invertido lo recupera a través de un porcentaje de beneficios.

Si conseguir un inversor te parece una fantasía, espérate a ver los siguientes casos de inversión, son la utopía. Financiarte con tus propias ventas haciendo cobro anticipado. En este caso enhorabuena porque apenas habrás tenido “Valle de la muerte”. Por supuesto, llegados a este punto, cada uno gestiona su dinero como quiere. Pero si me permites un consejo, precaución con la retroalimentación y sobre todo con impuestos por beneficios o por ingreso de Patrimonio. No serías el primero que al pasar un año y tener que ajustar IRPF y otros impuestos, se encuentran con una deuda que no son capaces de pagar porque no hay liquidez en la empresa.

Después de saber todo esto, quizás empieza a ser buena idea hacerle caso mínimamente a tu contable.

(Algunos tienen mucha creatividad e ideas para gestionar la economía ver hoja 8) Al fin y al cabo si tú eres el CEO, te tienes que preocupar de hacer crecer tu startup y convertirla en empresa. Para el resto de cosas ya tienes al equipo, ellos te ayudan a gestionarla en aspectos técnicos de los que no eres experto/a.