Portada » Dos preguntas para encontrar soluciones

Dos preguntas para encontrar soluciones

Cualquier solución que necesites, estará a 2 preguntas de distancia.

Haz preguntas para encontrar soluciones

Asking for the… by Gabriel Caparó (flickr)

Se resalta mucho, sobre todo en el mundo del coaching y la motivación personal, el poder de hacer las preguntas adecuadas. A nivel creativo, también hay una técnica que consiste en hacer preguntas. (Puedes ver más info aqui) Esta técnica es bastante simple de aplicar, pero compleja de llevar a cabo.

No obstante, existe una versión más simplificada. A cambio, requiere grandes dosis de creatividad. Es precisamente la versión que quiero comentar en esta hoja del cuaderno creativo. Esta versión está más enfocada desde la perspectiva de la gestión. Solucionar problemas, resolver situaciones o lograr objetivos. Se divide en dos partes. Una primera pregunta que se centra en descubrir o determinar los recursos disponibles para afrontar la disyuntiva. No requiere creatividad, solo capacidad de observación y conciencia de capacidades o recursos que tenemos al alcance. Ahora después veremos como exprimir esta pregunta. La segunda parte, surge a raíz de la segunda pregunta, que se centra en la metodología o estrategia a aplicar. Aquí es donde seguramente haya que usar la creatividad.

Las dos preguntas que engoblan esta técnica, son fáciles de recordar.

  • ¿Qué sé hacer?
  • ¿Cómo me puede servir esto?

Sin duda, son dos preguntas para encontrar soluciones. Las preguntas no son una estructura rígida, pueden tener variaciones, siempre y cuando no pierdan el sentido. La primera es para tener conocimiento de qué medios se dispone y la segunda para buscar aplicación a esos medios. Voy más en detalle a cada pregunta.

La primera pregunta. ¿Qué sé hacer?

Esta pregunta puede sustituirse por ¿De qué dispongo? O en caso de grupos hacerlo en plural. Lo importante es ser consciente de qué medios o “saber hacer” se dispone para afrontar un desafio. El conocimiento también cuenta. Esta parte no requiere creatividad pero si una premisa del mundo creativo, no juzgar y aceptar todo lo que surja. Cuando se hace esta pregunta, las respuestas se concentran en aquello que por formación o rutina se realiza a diario de forma profesional o laboral. Sin embargo, el secreto de esta pregunta está en sacar a la luz esas habilidades que utilizamos de forma más lúdica u ociosa. Incluso los hobbys son grandes respuestas. Cualquier respuesta es bienvenida y debe ser considerada como positiva, aunque en un primer momento, parezca que no encaja en el contexto del problema a resolver.

La segunda pregunta, ¿Cómo me puede servir esto?

Es aplicación creativa pura y dura. Una vez que se sabe de que se dispone, es el momento de darle uso. Cada acción, nos debe acercar un paso más al objetivo marcado, la solución. Aquí el planteamiento debe ser como un mapa. Estamos en el punto A y debemos llegar al punto B. Las respuestas de la pregunta anterior son trozos de camino, que colocándolos en un orden concreto, conectarán A con B. Hay que tener presente que no será el camino más corto, ni el más recto, ni siquiera el más fácil, pero si que será el camino que te llevará al punto B basándose en los recursos y medios actuales que tienes. Los otros caminos, aunque pudieran ser posibles, requieren o necesitan de algún tipo de recurso o medio que actualmente no dispones.

Estas son dos preguntas para encontrar soluciones que yo aplico bastante en mi día a día. Es una de mis formas o metodologías para resolver problemas. El proceso de conectar las respuestas de la primera pregunta para que formen las herramientas de la segunda pregunta es lo que llamamos creatividad. Procesos creativos y capacidad de pensamiento lateral, esto es la base de esta técnica. Esto depende de cada persona. En mi caso, es el valor añadido o diferenciador que tengo a nivel profesional.