Dimensión espejo

En esta hoja del cuaderno creativo os voy a compartir una de las técnicas o herramienta creativa que yo personalmente utilizo de vez en cuando.

Dimensión espejo de Anes Ortigosa

Dimensión espejo

La he llamado “la dimensión espejo” porque se basa en solucionar problemas o proponer respuestas a incógnitas en una dimensión hecha a medida por nosotros. Una simulación del mundo real donde podemos alterar las características que más nos incomodan. Una forma de preveer y detectar futuribles imprevistos.

Otra vertiente de este herramienta es el “modo entrenamiento”. Ya que una parte importante del desarrollo de la creatividad es ponerla en uso y practicar. Solo así se puede conseguir mejorar los resultados y explotarla en su máxima expresión.

Vamos a ver un ejemplo de como funciona la dimensión espejo. Simplemente porque así es más fácil de transmitir el concepto. La otra opción para explicarlo es mediante un desarrollo teórico. Comenzamos con una pregunta, un problema sin resolver aparentemente.

¿Cúal es la velocidad máxima que se puede conseguir? Esta pregunta tiene una respuesta científica razonada, que establece que es la velocidad de la luz. De hecho según los más expertos, aseguran que no se podría viajar a más velocidad por temas físicos complejos. Entramos en la teoría de la relatividad, tema de física cuántica, etc..

Sabiendo esto, lo que debemos plantearnos es. ¿Realmente no se puede ir a más velocidad?

Ahora es donde se aplica la creatividad para superar esta barrera. Para hacer el desafío más apetecible y creativo, la respuesta tiene que ser más o menos real y razonada. No sirven soluciones del tipo, invento una nave espacial, me teletransporto, etc…

Pensemos fuera de la caja. Realmente ya viajamos a mayor velocidad que la luz. La mente humana es capaz de viajar mucho más rápido que la luz. Piensa ahora mismo en un lugar que conozcas perfectamente. Idealízalo y recréalo en tu mente. Ahora piensa en otro lugar que esté distante.

¿Cuanto has tardado en ir de un sitio a otro? Pongamos que un segundo, pues así has conseguido viajar a la distancia que separe esos dos puntos por segundo. Si ahora eres capaz de recrear en tu mente un paisaje lunar y pasas a otro lugar que conozcas, así habrás superado ligeramente la velocidad de la luz. Pero como he dicho antes, estas opción por muy buena que sea, no sirve como solución. Es mejor trabajar sobre algo más real y así acostumbrar a la creatividad a trabajar sobre lo que tienes al alcance de la mano. Aquí entra en juego la dimensión espejo, según las premisas previas, se puede tomar como buena o no una solución.

Esto no deja de ser una propuesta de ejercicio. Si un deportista entrena sus músculos y la técnica, ¿por qué si eres creativo no vas a tener que ejercitarte y entrenar tus rutinas y técnicas? En este caso concreto, estamos trabajando lo irreal, conexiones no lógicas de conceptos. Esto nos proporcionará más facilidad para en el futuro pensar fuera de la caja y ajenos a barreras mentales o limitaciones reales.

Es muy importante en esta técnica, ser consciente de que estamos dando por buenas hipótesis falsas.

Esas hipótesis falsas son lo único que vamos a cambiar respecto a la realidad. A continuación, dando por bueno esa parte, toca validar el resto del planteamiento. Así puedes trabajar o simular un proceso completo y conocer de ante mano donde van a estar los cuellos de botella y los puntos conflictivos.

Admito que así dicho parece simple y tonto, pero cuando consigues cogerle la medida es de las herramientas más potentes y útil para sobre todo el mundo startup, áreas de producción y equipos de desarrollo.

Tener en cuenta que cuanto más se practique mejor funciona la dimensión espejo.