Portada » ¿Cuándo se agota la creatividad?

¿Cuándo se agota la creatividad?

Últimamente me estoy cuestionando mucho este tema, ¿Cuándo se agota la creatividad?

Nave industrial vacia para escenificar cuando se agota la creatividad.

Vacio by Gabriel Portell (flickr)

La respuesta es muy obia, cuando no tienes más ideas. Cuidado que no significa quedarse con la mente en blanco o tener un bloqueo creativo. Creo que eso va por otros derroteros.

Un bloqueo creativo o quedarse en blanco lo comparo a cuando en un coche tienes un pinchazo. Es un imprevisto que retrasa tus planes, pero es relativamente sencillo de poder continuar la marcha. Cambias la rueda y a continuar. (ver opciones de rutinas) Sin embargo, cuando se agota la creatividad es cuando te quedas tirado porque el coche no va. Una avería de las de “fuerza mayor” o algún “acto de Dios” que suelen describir en algunos tipos de letra pequeña para exonerar responsabilidades.

Yo soy el primero que me gusta experimentar todas estas cosas. Me suena que ya he comentado alguna que otra vez, acerca de la versión personal que hago del test de Torrence. La plantilla con anilllos dibujados que hay que transformar en dibujos o conceptos que integren en dicho dibujo el anillo o anillos que hay predefinidos en la plantilla. Ahí se está buscando premeditamente el fallo. Se persigue el error, la extenuación creativa. El pinchazo, por decirlo así.

Sin embargo, cuando se agota la creatividad es una sensación muy distinta aunque la consecuencia sea muy similar. También he sufrido lapsos temporales donde por mucho que quisiera, la capacidad creativa no se activaba. Ni siquiera respondía a estímulos. Yo por suerte o desgracia, más o menos me conozco a nivel creativo y sé como hacer que se ponga a funcionar mi mente. Esto no quita, que como digo, he vivido momentos en los que no ha funcionado.

En mi caso concreto, y en ningún momento pretendo generalizarlo, ha sido por presiones y temas anímicos. En su mayoría, afectos por distintos factores externos que no he podido o sabido controlar. Y este detalle que acabo de mencionar considero que es clave. Que no he podido o sabido controlar. Porque en muchas ocasiones me he visto expuesto a factores externos que quiera o no quiera, pueden afectarme a nivel anímico o emocional. Sin embargo, cuando he necesitado mi capacidad creativa, siempre he sido capaz de aislar mis procesos mentales de todo eso que me podría afectar. Ha sido como encerrarme en un recinto aséptico.

Por contra, los momentos en los que no ha habido creatividad, por mucho que la necesitara, Han sido esos momentos donde se toca fondo o he estado afectado por alguna situación de forma profunda. Hasta yo mismo me he quedado sorprendido a veces porque no solo se nublaba mi capacidad creativa más lúdica. Escribir historias, pensar fantasias, trabajar el absurdo, etc… Sino también percibía que era incapaz de usar la creatividad pragmática y la de desarrollo. La creatividad que es aplicada a otros conocimientos para obtener soluciones alternativas o no lineales a problemas y dificultades. Incluso para algo tan básico como la toma de decisiones también sentía que no estaba 100% seguro de haber pensado todas las opciones. Lo que me llevaba a inseguridades sobre si escogía la opción correcta.

Por todo este tipo de vivencias que he tenido, pienso que la creatividad está muy ligada al estado de ánimo.

Del mismo modo que siempre comento que para trabajar la creatividad o procesos creativos hay que tener seguridad en uno/a mismo/a. Especialmente para saber afrontar las críticas y no verse afectado por la incertidumbre de exponerse a opiniones contrarias. Para el desarrollo de la propia creatividad o proceso creativo, a nivel psicológico se debe estar equilibrado. O al menos estar en la posición de poder controlar (aislar) tu estado de ánimo para que no afecte negativamente a este proceso. Si por lo que sea, es una afección profunda, por mucho que se intente habrá algo a nivel interno que impida que salga a flote toda esa creatividad que llevamos dentro.

Al menos, y como he comentado al principio, esto es lo que me ha ocurrido a mi. Toda la serie de experiencias que he tenido acerca de este tema me han llevado hasta el punto en el que estoy ahora. Poder mirar de forma retrospectiva y encontrar ciertos patrones que se han repetido en los momentos donde no he podido ser creativo.

Etiquetas: