Portada » creatividad y autosugestión

creatividad y autosugestión


En realidad podríamos llamarlo imaginación y las malas pasadas que nos hace nuestra mente.

La creatividad es un proceso inconsciente que realizamos de forma consciente. La imaginación y la creatividad son conceptos muy similares, tanto que podríamos decir que es lo mismo.

La autosugestión, en realidad es un engaño de nuestra propia mente en el que caemos sin saber. Cuando surge en nuestra mente un proceso creativo inconsciente de forma no consciente, es cuando se produce el auto-engaño. No somos capaces de detectar de forma consciente que nos estamos engañando a nosotros mismos. Mejor dicho, no dudamos de la información que recibimos por nuestros sentidos. ¿Tú crees todo lo que ves, oyes, hueles y tocas?

Como tantas cosas, un ejemplo de lo que digo es mucho mas ilustrativo que toda explicación más o menos técnica que pueda contar. Espero que te suene el conocido “agua en el hoyo” de Bob Marley en su canción Is this love.


Esto es solo un ejemplo de los popularizados «momentos teniente» de Pablo Motos en su programa de tv y radio. Trozos de canciones que por su fonética particular, siendo canciones en otros idiomas, parece tener mensajes «ocultos» en español. (Ver más ejemplos)

No solo pasa con canciones, también ocurre con sonidos más cotidianos que en un momento dado nos puede parecer otra cosa de lo que realmente puede estar ocurriendo. Seguramente te habrá pasado que en un momento determinado te encuentras solo/a y escuchas algún ruido que no tienes identificado como habitual y ya tu imaginación se dispara montando toda una historia sobre lo que puede ser la causa que lo produce. Imaginación al poder, creatividad en estado puro que termina en autosugestión

El oído es quizás uno de los sentidos que más nos aporta y que más sencillo lo tiene para engañarnos. Lo acabamos de ver. Precisamente la vista es el otro sentido por el cual somos engañados, a veces porque así lo queremos nosotros, otras veces porque así lo quieren otros, y en ocasiones porque nuestra mente no interpreta exactamente la información que recibe. Esta es otra forma de autosugestión, una interpretación errónea de la realidad. Más de una vez te habrás enfrentado a los juegos visuales del tipo ver si líneas son iguales o paralelas.

Ejemplo de ilusiones ópticas para demostrar como es la creatividad y autosugestión.

En dinámicas creativas puede ocurrir algo similar. Queremos sacar ideas novedosas pero nuestra mente no está por la labor, está encerrada en un concepto y no es capaz de saltar esa limitación. No llega a ser un bloqueo creativo porque nos siguen surgiendo ideas, pero todas las ideas están alrededor de un mismo concepto o condicionante. No se produce el hecho creativo de saltar los convencionalismos, el salir de la caja de soluciones habituales y normales. Un tema relacionado fue la hoja 110 donde hablaba de como nos engaña la creatividad. (leer más)

Es muy importante a nivel creativo, darse cuenta de este hecho y parar lo que se esté haciendo. Existen varias formas para sobreponerse a la autosugestión. En este caso la creatividad es a la vez solución a la autosugestión. La forma más simple de evitarla es realizar trabajos creativos en grupo. Una persona por muchos motivos se puede sugestionar, pero es muy difícil que le ocurra a todo un equipo completo. Esto va muy ligado a cuando se realizan lluvias de ideas o procesos creativos acumulativos, no descartar ninguna idea por loca o extraña que parezca. Esas acciones en un momento dado, pueden evitar la autosugestión.

Si estas haciendo un proceso creativo en solitario, evitar la autosugestión se torna algo más complejo de poder hacer. Tu única herramienta válida es darte cuenta que estas entrando en la espiral de la autosugestión. Si lo has detectado, tienes mucho ganado. La forma más fácil de salir es darle tiempo, dedicate a otra cosa y desconecta. Si por lo que sea esta opción no es viable, puedes intentar usar esa misma creatividad para escapar de la autosugestión. Seguramente te suene la técnica de los 6 sombreros. Si no la conoces es una técnica de afrontar decisiones o realizar análisis intentanto ponerte en otros enfoques. Si estás autosugestionado con un tema, al tener que hacer el esfuerzo de cambiar el punto de vista, también te obligas a salir de ese planteamiento autoimpuesto.