Crea tu contenido

Hacer contenidos de calidad no es complicado ni laborioso, depende de la persona que lo crea. Si escribes de algo que conoces y dominas apenas cuesta escribir. En 30 – 40 minutos puedes tener todo listo en un texto de unas 600 palabras.

Biblioteca José Vasconcelos, contenido

Biblioteca José Vasconcelos by Omar (flickr)

También depende en gran medida del contenido a realizar. Si es contenido muy técnico y que requiere de datos concretos, recabar información y contrastarla entonces cuesta un poco más de tiempo por esta medida exactamente. Contrastar y comprobar la información muchas veces no se hace y es algo que debería ser obligatorio como escribir correctamente. Si navegas mucho, es relativamente sencillo encontrar sitios web que simplemente copian y pegan de lo que hace otras personas. Consejo personal, antes de copiar y pegar es preferible no tocar ese tema.

Siendo experto, fanático, apasionado, o cualquiera de esas palabras que tanto se ven en bios, debería ser también relativamente rápido y sencillo el escribir sobre ese tema. Por ejemplo, yo no escribo de temas de botánica porque desconozco el tema y soy incapaz de cuidar una planta. Bromas a parte, si no se conoce el tema es más complejo escribir sobre él. Se puede escribir buscando información, depurando y clasificándola para devolverla a los futuros lectores de una forma que les resulte atractiva y útil. Pero esto requiere de un proceso previo de aprendizaje y asimilación, por eso se tarda más.

Aquí la creatividad también aporta su granito de arena. Temas nuevos no hay, está todo escrito ya. Ya es lo imaginativo y original que sea la persona que redacta para darle un nuevo enfoque. Una nueva perspectiva.

SEO, esa abreviatura que tantos quebraderos de cabeza da. Os aseguro que no aporta nada a la calidad del post. De hecho hay entradas de muy alta calidad que tienen un SEO malísimo y lo contrario, post con un SEO extremadamente bueno pero que la calidad del contenido pues eso, que tiene un SEO muy bueno.

La calidad de un contenido se mide de muchas formas. Para mi la mejor forma de hacerlo es desde un criterio subjetivo. Según lo que necesite y esté buscando así será para mi la calidad. Dicho de una manera más formal diría:

La calidad del contenido se mide en base a cuanto es capaz de satisfacer la curiosidad que ha originado la búsqueda.

Con la definición anterior, podemos asimilar que si un contenido es compartido de forma masiva debe tener algo de calidad, en ocasiones es cierto. Sin embargo, este tema con la creación del Internet social, se ve un poco distorsionado. Por norma general se cumple, pero hay mucha gente que dentro del tiempo que invierte en escribir, contabiliza el tiempo que está moviendo el contenido por diferentes lugares y redes sociales. (Lee aquí cómo mover contenido) Por supuesto no estoy en contra de este hecho, pero no deja de ser cierto que si un contenido gusta realmente al lector, este lo comparte de forma natural sin tener que invertir el autor tiempo en hacerlo.

Todo el contenido, bueno o malo tiene una parte intangible difícil de cuantificar y aun más complejo de valorar. La inspiración. Enfrentarse al antiguo folio en blanco, actualmente pantalla, es una de las partes donde más tiempo se pierde al escribir. Lo mejor para ahorrar ese tiempo es hacer lo que decía el amigo Picasso: “Que la inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”. Dicho de otro modo es que solo escribas cuando tengas la idea en la cabeza, pero no intentes hacerlo cuando no tienes nada, vas a perder mucho tiempo. Por ejemplo yo mismo tengo un archivo de texto, donde voy escribiendo todos los temas que voy publicando. A veces escribo solo una idea o concepto para desarrollar y otras veces escribo la entrada completa. A la hora de publicar pues voy escogiendo del listado de entradas que tengo.

Para cerrar esta entrada comentaré que aun cumpliendo todos los requisitos anteriores, el destino es caprichoso y hay veces que se tarda más y otras menos en hacer lo mismo. Y no es por factores que se puedan controlar.

¿Y tú qué sabes decirle al mundo?