Portada » Cordones de zapatillas y la creatividad

Cordones de zapatillas y la creatividad


No estoy seguro de que este tema sea para hablar aquí.

Hace unos días he tenido que cambiar los cordones de las zapatillas. Hasta ese momento no me había cuestionado la acción en si. Sin embargo la creatividad se ha abierto paso y diría que puede ser un buen ejercicio creativo.

Cordones de zapatillas colocándolos en espiga.

Debo advertir que para mi ha sido un desafio muy grande poder ponerlos en la misma forma de espiga en la que venían por defecto. Tener dislexia no ayuda en abosulto. Al menos eso ha sido una de las grandes dificultades que he tenido.  Estar continuamente concentrado para saber desde que lado de la zapatilla salía el cordón que pasaba por encima en el cruce.

Pero problemas mios al margen, creo que es una acción divertida para desarrollar el tema creativo. Ante mis problemas para colocar los cordones, he descubierto la gran cantidad de combinaciones que hay para los disponer los cordones. Todo responde a un criterio más estético que funcional.

Porque en la mayoría de disposiciones, los cordones si que aportan esa sujección del pie que no es tan importante en un calzado de calle. Pero a nivel estético pueden realizar varias opciones. Y justamente eso es la creatividad. Desde entonces, llevo unos días fijándome en los cordones de la gente. Me parece triste que se use poco esa parte de la moda o ropa para ser creativo o innovar. Lo más destacado que he visto ha sido cordones fluor con calzado oscuro. O llevar uno de cada color.

Sin embargo en la forma de colocar los cordones, prácticamente todo el mundo hace el mismo tipo de dibujo. O bien en espiga, o bien los pasa horizontales. Algunas personas más originales, lo hacen iniciando un paso horizontal para después crear dos cruces en forma de aspa. También he descubierto en este viaje por el calzado, que la gran mayoria de zapatos y zapatillas que llevan cordones, cuentan con mínimo 5 agujeros a cada lado y generalmente un máximo de 7. Hay excepciones como los nauticos, que solo tienen 3 o 2 agujeros. Me centro en el tema, con una media de 6 orificios a cada lado da para crear varios diseños. Bastantes diría yo. Tantos como para que esta hoja del cuaderno la tenga clasificada como propuesta creativa.

Desde aquí os propongo que entre todos hagamos una nueva tendencia social en el mundo de la moda. Usemos la creatividad que tenemos para innovar en la forma de usar los cordones de las zapatillas. Hagamos diseños locos y nuevos, quizás revindicativos. Ya lo he comentado anteriormente en este cuaderno cuando hablé de usar la ropa para comunicar y expresarnos. Las hoja número 69, que la llamé: por los detalles los conoceréis. (leer hoja). Siempre voy a defender huir de las etiquetas, aunque reconozco y apoyo el beneficio que pueden aportar. Dicho esto, imaginemos por un momento que usamos este juego para comunicar. Esto son propuestas totalmente abiertas, ejemplos de lo que se pueden usar. Simplemente asumiendo que una forma diferente y concreta de disponer los cordones, puede servir como:

  • Símbolo revindicativo. Como sociedad tenemos asumido los lazos con imperdibles para usarlos como señal de apoyo a una causa. Aquí el problema está en que ya hay tantas causas que a veces coinciden los colores para varias.
  • Icono identificativo. Usar una forma concreta de colocar los cordones puede ser un mensaje secreto que solo se entienda para determinadas personas que están dentro de un determinado ambiente. Sin ir más lejos, ocurre en el mundo del sexo con el símbolo de las de picas. (Ampliar información)
  • Lenguaje secreto. Una forma divertida de comunicar. Según como se coloquen los cordones tenga un significado u otro. Ya ocurrió hace tiempo con los abanicos. (Ver vídeo sobre lenguaje abanicos) Pero también ocurre más recientemente donde algunas personas han usado lenguaje de signos para compartir información en exámenes, o incluso el código morse si son tipo tesst.
  • Reto viral. Un “challenge” que dirían los más jóvenes. Buscar formas imposibles y espectaculares de colocar los cordones dentro de una zapatilla para que sea realmente una obra de arte. Y así desafiar al resto del mundo a que al menos iguale en complejidad, belleza o rapidez esa forma de llevar los cordones.